MENÚ
domingo 22 octubre 2017
03:39
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Jake Gyllenhaal: «Algunos humanos me asustan más que los alienígenas»

Tan pronto arriba a Marte en una superproducción como «Life» que se deja la piel en un ring en una cinta independiente. Es el actor de moda, uno de los más sólidos de su generación y no le faltan proyectos interesantes.

  • Jake Gyllenhaal interpreta a David Jordan, uno de los miembros de la tripulación
    Jake Gyllenhaal interpreta a David Jordan, uno de los miembros de la tripulación
Rosa Gamazo.  Los Ángeles.

Tiempo de lectura 8 min.

07 de abril de 2017. 03:32h

Comentada

Es uno de los mejores actores de su generación. Desde que comenzara cuando era un quinceañero, Gyllenhaal siempre ha demostrado un apetito insaciable por papeles que le han supuesto un reto. Desde «Brokeback Mountain» (2005), su verdadera carta de presentación donde daba vida a un pastor homosexual, hasta llegar a «Animales nocturnos» (2017), en que interpretaba a un hombre atormentado por no poder prevenir la violación y asesinato de su mujer y su hija, el actor ha demostrado su valía. En «Life», dirigida por el sueco de padres chilenos Daniel Espinosa, da vida a un doctor que forma parte de la tripulación de una nave con destino a Marte donde descubren que hay otras formas de vida que acaban por provocar una situación muy difícil de controlar. No le gusta hablar de su vida privada y evita cualquier cuestión que haga referencia al ámbito privado. Tampoco, es excusa, es fácil conversador, pues asegura que su mente es un tanto abstracta y tiende a aislarse. Entre las películas que estrenará destaca «Stronger», dirigida por David Gordon Green, sobre el atleta que perdió las piernas en la maratón de Boston de 2013, «The Man Who Made It Snow», de Antoine Fuqua, en la que da vida a quien fue el responsablede transformar el cártel de Medellín de Pablo Escobar de una empresa «familiar» en un multimillonaria. Para 2018 estrenará «The Division», basada en unos populares videojuegos de la compañía Ubisoft y que estará dirigida por Stephen Gagham. El punto de partida es una enfermedad que se extiende por Estados Unidos y causa el colapso del país en solo siete días, lo que tendrá que ser solventado por un grupo de valientes.

–¿Cómo describiría «Life»?

–Se trata de un viaje fascinante y al tiempo terrorífico. El ritmo del filme y las ideas que te transmite resultan excitantes excitantes. El hecho de haber rodado con gravedad cero ayuda también a contar una historia de una manera muy diferente. Cuando la ves, la sensación de lo que está a la izquierda, arriba o abajo es siempre relativo, no queda claro. No sabes realmente de dónde procede tu miedo y el hecho de no tener los pies asentados en la tierra complica la situación aún más.

–¿Cómo es David Jordan, su personaje?

–La principal misión de la Estación Espacial Internacional de la que él forma parte es viajar a Marte para comprobar si las muestras recogidas en el planeta rojo presentan indicios de vida inteligente. Interpreto a un médico que ha tenido que enfrentarse a situaciones realmente desagradables, bastante duras, en guerras... Es un tipo cínico no dado demasiado a la conversación. Mi misión en la nave es asegurar que todo el mundo esté sano y mantener controlada a la tripulación. Hallan entonces una especie unicelular que les confirma la existencia de vida en otros planetas. Tras ciertas interacciones con esta criatura se dan cuenta de que no hay muy buena relación, pero al mismo tiempo tiene sentido porque esta forma de vida ha sido puesta en una caja y se la está examinando por lo que no debe estar demasiado contenta. Hay otros filmes donde se ha dejado ver el punto de vista de la criatura, por lo que puedes hacerte a la idea de las dos partes, pero esta dinámica empieza a crear un serio problema en la nave.

–¿Es complicado tener que rodar con gravedad cero?

–Es un verdadero suplicio porque tenemos que estar enganchados a cables constantemente y cada personaje tiene a otras cuatro o cinco personas tirando de él mediante una polea. Me resultó tremendamente incómodo. En el set tiene que estar todo perfectamente controlado para evitar cualquier imprevisto. El director fue capaz de crear un mundo realmente angustioso.

–¿Le llenó este papel?

–Sí, sobre todo porque además de tener que interpretarlo lo mejor que sabía me supuso un enorme esfuerzo físico pues el cuerpo es un instrumento clave en el filme. Creo que he cumplido el sueño que tenía de niño de convertirme en Peter Pan.

–Ha hecho muy buenas migas con Ryan Reynolds.

–Ha sido una suerte trabajar con él. He hecho un amigo. Había escuchado hablar bastante de su manera de trabajar y poder compartir un rodaje ha sido un regalo. Tiene un increíble sentido del humor y estar a su lado es no dejar de reír. Espero que no sea ésta la única vez que coincidamos.

–En los últimos dos años ha habido unas cuantas películas sobre el espacio. ¿Qué le llamó la atención de ésta?

–El guión, que es bestial, lo leía de golpe en poco más de una hora y le dije que sí al director. Todo un record. Es una historia bastante interesante y el hecho de que se desarrollara en un contexto de ciencia ficción no hizo que me echara para atrás, sino todo lo contrario, fue un acicate. Creo que se acerca a esta temática de una forma muy diferente a otros filmes pues no hay una división entre buenos y malos, sino que es una historia en la que todos están intentando sobrevivir y eso incluye a la criatura unicelular que está a bordo de la nave.

–Esta tripulación es multicultural y es una mujer quien lleva las riendas.

–Sí, ellos, en cierta manera representan al mundo. Son un grupo de personas que tiene que hacer frente a una situación límite y ella, a quien interpreta Rebecca Ferguson, es fuerte, impulsiva y desafiante. Me parece una metáfora interesante si la comparas con lo que está sucediendo en el mundo ahora. Tengo que confesar que mi personaje en algún momento me asustó pero quizá por eso decidí aceptar el reto. Nadie se espera lo que va a pasar. El final es tremendo. Además, el ambiente durante el rodaje ha sido fabuloso, se notaba que había energía positiva, algo que llega al público. Es de los mejores rodajes en los que he participado.

–La criatura que está en la nave reaccionar de forma diferente dependiendo de con quien interactúe.

–Efectivamente, así es. Cada miembro de la tripulación posee una personalidades distinta y con cada uno se relaciona de un modo, lo que genera cierto desasosiego porque no sabes a qué te estás enfrentando. La curiosidad que demuestra mi personaje es enorme y él la lleva al límite. Muchas veces en ellas puede estar la causa de nuestra perdición. Y en la película queda reflejado, al tiempo que se puede convertir en una metáfora de lo que nos puede suceder si traspasamos ciertos límites.

–¿Cree que hay vida en otros planetas?

–Cada vez tenemos más información de lo que sucede ahí fuera. Yo creo que no estamos solos y que existe vida en el exterior, aunque es algo que no me preocupa ni por lo que siento temor. Lo que está sucediendo ahora mismo en la Tierra me parece que es bastante más aterrador que dejar suelto a un alienígena en pleno corazón de Nueva York.

–¿Hay humanos que le darían más miedo?

–Sin duda lo hay.

–¿Y emprendería un viaje con destino a conocer otros mundos?

–Creo que no. Prefiero conocerme mejor interiormente que probar fortuna en el espacio.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs