MENÚ
jueves 19 octubre 2017
08:43
Actualizado
El Tiempo

¿Qué tienen en común Nostradamus y Verdi?

  • Image
Sagrario Fdez. Prieto. 

Tiempo de lectura 2 min.

24 de marzo de 2016. 00:25h

Comentada
¿Qué tienen en común Nostradamus y Verdi?
  • Título:

    «Contad hombres vuestra historia»

  • Autor:

    Alberto Savinio

  • Editorial:

    El Acantilado

  • Nº de páginas:

    384 Páginas

  • Precio:

    24 euros

Alberto Savinio es el pseudónimo de Andrea de Chirico (Atenas, 1891-Roma, 1952), hermano del famoso pintor Giorgio de Chirico. Ambos disfrutaron de una exquisita y cosmopolita educación que se enriqueció en el París de los años veinte con el contacto de Apollinaire, Picasso, Picabia y Cocteau, entre otros. La singular personalidad de Savinio se reflejó también en la pintura, en la que desarrolló un estilo cercano al surrealismo, tan personal que acabó calificándose como arte «metafísico», y en la...

Alberto Savinio es el pseudónimo de Andrea de Chirico (Atenas, 1891-Roma, 1952), hermano del famoso pintor Giorgio de Chirico. Ambos disfrutaron de una exquisita y cosmopolita educación que se enriqueció en el París de los años veinte con el contacto de Apollinaire, Picasso, Picabia y Cocteau, entre otros. La singular personalidad de Savinio se reflejó también en la pintura, en la que desarrolló un estilo cercano al surrealismo, tan personal que acabó calificándose como arte «metafísico», y en la música, en la que creó una corriente denominada «sincerismo». «Contad, hombres, vuestra historia» está considerada por muchos como la obra maestra de su producción literaria y, sin ninguna duda, es un fiel reflejo de su vasta culturay de su carácter apasionado y singular. Reúne en él las vidas de 13 hombres entre los que se encuentran, por citar algunos, Nostradamus, Paracelso, Julio Verne, Verdi y el torero Cayetano Bienvenida y una mujer, Isadora Duncan. Dice el autor en un breve párrafo introductorio: «Hemos tratado a estos personajes como si fueran libretos de ópera [...]. De ahí que nacieran, dependiendo de los casos, como óperas u operetas». Hay, efectivamente, en estos retratos mucho de la teatralidad operística y de sus gestos afectados, pero gracias precisamente a estas características es posible disfrutar de una intensidad dramática que proporciona momentos inolvidables, como la recreación de la mitología griega en la que parece mecerse con placer onírico para introducir en ella a la Duncan, comparada con Afrodita, o la fatalidad del destino que es una constante en todo el libro y adquiere tintes, en este caso más bien de opereta, en el retrato de Bienvenida. En los retratos escritos procede de igual modo añadiendo una intensidad que brilla especialmente en el caso de Holbein, el gran pintor, con quien vuelca su riquísima prosa para captar y transmitir la esencia del personaje.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs