MENÚ
sábado 18 noviembre 2017
02:06
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Madrid, vista desde un taburete

David Bestué inaugura en el Reina Sofía «Rosi amor», un proyecto escultórico que ocupa varios espacios del museo.

  • «Manzana de ceniza del 11-S...», una de las obras de la exposición
    «Manzana de ceniza del 11-S...», una de las obras de la exposición
G. Pajares. 

Tiempo de lectura 4 min.

13 de septiembre de 2017. 00:01h

Comentada
G. Pajares.  13/9/2017

David Bestué trabaja las tres dimensiones. En su obra, dice, prima lo escultórico, lo material, lo formal. Frente a un mundo literalmente tomado por lo virtual, «observo que hay un regreso a lo físico, al peso, a poder tocar, que se contrapone con la frialdad de internet», señala. Nació en 1980 en Barcelona y pertenece a una generación que se ha criado en un contexto difícil con menos posibilidades que la inmediatamente precedente y escasas ayudas, «pero hemos conseguido salir. Hay muy buenos artistas», explica.

No es un recién llegado al mundo del arte, de ahí que el Museo Reina Sofía haya decidido inaugurar temporada con su obra dentro del proyecto Fisuras. «Ha significado un orgullo y un placer para mí. Hemos estado trabajando durante un año, desde noviembre de 2016, en este proyecto y el 99 por ciento del mismo está concebido para este sitio concreto», comenta. Y eso antes de saber que se trasladaría a vivir a Madrid, la ciudad que da forma a su proyecto. La metrópoli vista desde ángulos diametralmente opuestos pero que están relacionados entre sí: «Hay un interés porque quede patente la confrontación y la tensión entre la zona norte y la sur. Por un lado, asistimos a los formalización del poder, que está simbolizado en el eje Las Tablas-Sanchinarro con las cuatro torres que se levantan, así prima la forma; en el sur me he centrado en Vallecas-Valdemingómez: ahí reside lo popular, aunque podía haber sido Tetuán, por ejemplo. El tercer eje es El Escorial, que ejemplifica el pasado, la historia de nuestro país. Es un cerrojo», explica el artista.

Ceniza y polvo

Las obras se distribuyen por el Espacio 1 y la sala de Bóvedas, en el sótano, que rara vez se abre para exposiciones y que merece por sí misma una visita. La investigación del artista parte de tres técnicas escultóricas: el corte láser, el molde y la reutilización de elementos de diferentes épocas que asocia a las ideas estéticas que plasma en este proyecto concreto en tres áreas de Madrid. En algunas de las piezas Bestué ha utilizado materiales de lugares específicos, como es el caso de la pieza titulada «Manzana de ceniza del 11-S sobre un taburete con partículas del Muro de Berlín», que atraen al presente acontecimientos que sucedieron tiempo atrás. El barro, el trigo y el yeso evocan lo popular, la memoria del pueblo, el barrio vallecano. Y como no hay presente sin pasado ni hoy sin ayer el transcurso del tiempo está encapsulado en un reloj de la colección del Palacio Real, «El tiempo nuevo transporta al viejo», que sirve de unión con la siguiente sala de la muestra, un descenso a la cripta del Reina Sofía y al Panteón de Reyes de El Escorial en una suerte de memoria desorganizada que trae al presente objetos de diferentes épocas.

David Bestué no se planteaba que un día le llegaría la hora de exponer en el Reina Sofía, aunque el museo ya se había fijado en él con la compra de alguna pieza: «Sería hace unos siete años, pero que me eligieran ha supuesto una auténtica sorpresa porque no me lo esperaba», comenta. No dejen de fijarse en la pieza que se levanta en el exterior del museo que de día pasa desapercibida. Lo efímero forma parte importante de este mundo y aquí lo representa con «00:00», una escultura que se activa durante un corto espacio de tiempo en el momento del cambio de día.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs