Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  1 / 12 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 1 / 12 Next Page
Page Background

Número suelto € 1,00. Número atrasado € 2,00

L’OSSERVATORE ROMANO

EDICIÓN SEMANAL

Unicuique suum

EN LENGUA ESPAÑOLA

Non praevalebunt

Año

XLIX,

número 39 (2.534)

Ciudad del Vaticano

29 de septiembre de 2017

El Papa inaugura una campaña de Cáritas a favor de los migrantes

Compartir la esperanza

Carta a la familia vicentina

Dar espacio

y tiempo

a los pobres

El Papa recordó en un mensaje en-

viado a la familia vicentina, con

motivo del cuarto centenario de la

fundación de su carisma, dedicado

a anunciar a los pobres la Buena

Nueva, que la limosna no es sufi-

ciente. «Hoy, ciertas formas de li-

mosna y de ayuda, aunque justifi-

cadas por intenciones generosas,

corren el riesgo de alimentar for-

mas de explotación y de desigual-

dad y de no producir progresos

reales y duraderos», expresa Fran-

cisco al respecto. «Por esta razón,

imaginar la caridad, organizar la

cercanía e invertir en la formación

son las enseñanzas actuales que

nos vienen de san Vicente», conti-

núa, en alusión al sacerdote fran-

cés, fundador de esta Familia y pa-

trono de las obras de caridad.

Como mensaje de ánimo y grati-

tud a los que trabajan en esa mi-

sión, el Pontífice destaca la predi-

lección de san Vicente de Paúl por

ir al encuentro de los pobres, seña-

la la certeza de que «Jesús y los

pobres son los tesoros más valio-

sos» y recuerda una significativa

reflexión del santo: «cuando tú vas

hacia el pobre, encuentras a Je-

sús». Para Francisco estas palabras

fueron «un granito de mostaza,

sembrado en 1617 (...) que se ha

convertido en un gran árbol».

En su carta, el Papa destaca la

importancia del legado de san Vi-

cente: «Su testimonio nos invita a

estar siempre en camino, dispues-

tos a dejarnos sorprender por la

mirada del Señor y por su Palabra.

Nos pide la pobreza de corazón,

una disponibilidad total y una hu-

mildad dócil. Nos impulsa a la co-

munión fraterna entre nosotros y a

la misión valiente en el mundo.

Nos pide liberarnos de lenguajes

complicados, de discursos egocén-

tricos, centrados en nosotros mis-

mos y de apego a los bienes mate-

riales, que pueden tranquilizarnos

en lo inmediato pero que no nos

dan la paz de Dios y a menudo

son incluso un obstáculo para la

misión». Francisco también recuer-

da a los miembros de la familia vi-

centina su valioso cometido: «es-

tán llamados a ir a las periferias de

la condición humana y a llevar, no

sus capacidades, sino el Espíritu

del Señor, “Padre de los pobres”.

Él los esparce por el mundo, am-

pliamente, como a granos que cre-

cen en una tierra árida, como un

bálsamo de consuelo para el que

está herido, como un fuego de ca-

ridad para calentar tantos corazo-

nes fríos por el abandono y endu-

recidos por el rechazo».

A

UDIENCIA GENERAL EN PÁGINA

12