Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  7 / 20 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 7 / 20 Next Page
Page Background

gresiva. Asimismo, esclareceque

es la demanda de inversión y re-

posición la que está impulsando

el mercado, porque los deman-

dantes de primera vivienda, los

jóvenes, se están dirigiendo ma-

yoritariamente al alquiler. «Un

mercado de vivienda sano nece-

sitadel empujede lademandade

primera vivienda, pero no está

claro que los bajos salarios y la

temporalidad del nuevo empleo

permitan dotar de solvencia su-

ficiente a los demandantes más

jóvenes», puntualiza.

Hoyendía, el contextodebajos

tipos de interés y el descenso de

precios experimentado por la

vivienda crean un caldo de culti-

vo propicio para la compra.

Existen, además, ofertas intere-

santes de hipotecas a tipo fijo,

que eliminan el riesgo aparejado

a los préstamos variables, cuyas

cuotas se incrementarán en

cuanto comiencen a subir las

tasas. Pero en la decisión de al-

quilar o comprar existen otras

consideraciones, como la dispo-

nibilidad de ahorros previos o la

estabilidad laboral.

Y aunque dependerá de las

ubicaciones y del tipo de vivien-

da, lacuotahipotecariamediaen

Españaestáen los 519euros, por

lo que puede ocurrir que este

pagopueda equipararse o inclu-

so resultar inferior al del alquiler.

«No hay que olvidar, sin embar-

go, que los tipos tenderána subir

amedioplazo, loqueencarecerá

las hipotecas de tipo variable, y

que la compra de una vivienda

lleva gastos asociados que su-

man en el cómputo anual, como

los de la Comunidad de Propie-

tarios o el Impuesto de Bienes

Inmuebles (IBI)».

A la hora de elegir entre una u

otra opción, el director del Servi-

cio de Estudios de Tinsa reco-

mienda no perder la perspectiva

del largo plazo. En este sentido,

recuerda que la compra de un

inmuebleconllevaelriesgolaten-

te de posibles pérdidas de valor

acompañadas de largos periodos

deiliquidez,entantoqueelalqui-

este momento, no se está produ-

ciendo una expansión irracional

comolaquetuvolugarañosatrás.

El colaborador de Funcas opina

que las condiciones para la con-

cesión de los créditos hipoteca-

riossonbastanteexigentes,loque

ayuda a evitar situaciones como

las del pasado. De igual modo,

señala que una proporción signi-

ficativa del pago de las viviendas

se realiza al contado (sincrédito),

aunqueelporcentajeesalgoinfe-

rior al 55-60% observado hace

unos años. «Gran parte de la in-

versión en vivienda es capital, lo

quedificultaque sepuedahablar

de formación de burbuja».

Por otra parte, para que exista

una burbuja es necesario que la

rentabilidad de un activo no se

corresponda con su precio. Pero

actualmente «el aumento de los

alquileres justi-

fica sobrada-

mente el creci-

miento de los

precios. El úni-

co pero tiene

una vertiente

psicológica. Es

ciertoque cada

vez se oye ha-

blar más de las

ventajas

de

comprar una

vivienda frente

a las de alqui-

larla, de las ga-

nancias que se

pueden obte-

ner, de que si

no se compra

pronto igual

nuncasepodrá

comprar... Este

estado de opi-

nión siembra

unasexpectati-

vas que, si se refuerzan con una

concesión de créditos hipoteca-

riospocorigurosa, podríanllegar

aproducirunconatodeburbuja,

aunqueenestosmomentosnose

observan indicaciones que pue-

dan llevar a pensar que estas ex-

pectativas sepuedanver reforza-

das», sentencia.

ler permite ajustar el gasto en vi-

viendaa la situacióndelmercado

en cada momento. «E incluso

puede servir de ‘‘refugio’’ tempo-

ral cuando los precios de compra

rebasan el umbral razonable de

esfuerzo, que es indicativo de fu-

turas correcciones a la baja en el

valor», agrega.

SINSIGNOSDEBURBUJA

Pese a que los precios del alquiler

continúenestandoanormalmen-

tealtosenrelacióna lacomprade

un inmueble, lo que produce la

aparentementelógicaconclusión

de que por lo que se paga por un

alquiler, sale más a cuenta pagar

una hipoteca; Pau A. Monserrat,

economista de Enfintech.com,

piensa que el factor fundamental

que impidehablar deunaburbu-

ja inmobiliaria, al menos en

la oferta que

atiende a la

demanda in-

terna, «es el

sueldoylaesta-

bilidad de los

pot enc i a l es

compradores».

Monserrat

revelaqueesta-

mos saliendo

de la crisis vía

devaluaciónde

salarios y en

condiciones

laborales mu-

chomáspreca-

rias que antes.

De

manera

que, al final,

pormuchoque

losbancosrela-

jensuscriterios

de riesgo, el

salario limita

claramente el

aumento de los precios, vía con-

tención del importe máximo de

hipoteca que conceden, cuya

cuota no puede superar el 30 ó

40% de los ingresos netos de los

hipotecados.

García tampoco cree que haya

signos de burbuja, ya que el cré-

ditoes el hinchador habitual y, en

El precio medio

de la vivienda se

ha incrementado

un 2,7%en el último

año. Pero desde

máximos de 2007,

ha caído un 39,2%

SANTOS GONZÁLEZ

Presidente de la Asociación

Hipotecaria Española

tar el cambio entre tipos variables y fijos.

La otra gran cuestión tiene que ver con la

elevada judicialización a la que hemos

sometido al mercado hipotecario. Sin

duda, injusta por desproporcionada. En

todocaso, tenemos a lavista laobligación

legal de transponer la Directiva 2014/17/

UE del Parlamento Europeo y del Conse-

jo, de 4 de febrero de 2014, sobre los con-

tratos de crédito celebrados con los

consumidores para bienes inmuebles de

uso residencial, que debería ser el instru-

mento jurídicoque diera solucióna algu-

nas de las dudas interpretativas de nues-

de responsabilidad que le afecta en el

endeudamiento.

Después de años de crisis, estamos ca-

minandohaciaunaclaranormalizaciónde

la actividad crediticia.

Enelhorizontetenemos

dos cuestiones de gran

importancia, aunque de

muy distinta y variada

significación.

La oferta crediticia, ne-

cesariamentehomogénea

en cuanto a las caracterís-

ticas de los productos, ge-

nera una controversia con difícil diagnós-

tico:¿debemoscontratartiposfijosovaria-

bles? La duda está servida y no tiene una

contestación clara debido a los plazos hi-

potecarios.Entodocaso,sí

parece que deberíamos

incorporar esta cuestión

comoelementodedudaen

la decisión y considerar si

la tranquilidad bienmere-

cería un coste adicional.

Se viene oyendo que el

Gobierno prepara alguna

medida tendente a facili-

tros contratos, proporcionando los

cambios legislativos requeridos para que

entidades financieras, jueces y los nece-

sarios inversores se convenzan de que

tenemos uno de los mejores mercados

hipotecarios posibles y que compara con

nota alta en relaciónconotros denuestro

entorno comunitario.

Las entidades

financierashan

retomadoel préstamo

hipotecariocomouna

de lasmás importantes

palancas ensurelación

con laclientela

pormetro cuadrado. Es decir, un

41,4%pordebajodel valormedio

del punto máximo del boom.

Desde entonces, el valor medio

haevolucionadoal alzade forma

moderada. «Y pensamos que ésa

será también la evolución que

mostrará este año».

Ripoll recuerda que la econo-

mía y el empleo son las dos pa-

lancas clave que determinan el

nivel de demanda. Y como las

previsiones sobre laevoluciónde

la economía y el empleo son po-

sitivas, se espera que siga produ-

ciéndose una recuperación pro-

0,9

%

0,4

%

-0,3

%

-0,4

%

-0,6

%

-1,9

%

-2,2

%

-4,3

%

-4,6

%

-4,9

%

Asturias

Navarra

Baleares

Extremadura

Cantabria

C.-La Mancha

C. y León

R. Murcia

La Rioja

P.Vasco

Los bajos tipos de

interés y la caída

de los precios

crean un caldo

de cultivo

propicio para

la compra

C.PASTRANO

7

LA RAZÓN

Domingo. 23 de julio de 2017