MENÚ
sábado 18 noviembre 2017
02:06
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Alberto Ferrández: «A veces me llevo los deberes a los circuitos»

Tiene 10 años y ha ganado por tercera vez el Campeonato de España en su categoría. Marc Márquez, su ídolo, tiene garantizado un sucesor.

  • Image
Jesús Martín. 

Tiempo de lectura 4 min.

30 de octubre de 2017. 22:25h

Comentada
Jesús Martín.  30/10/2017

Acaba de cumplir diez años. Hace cuatro que se subió por primera vez a una moto de carreras porque a su padre le gustaban mucho. Corre desde que le regalaron una minimoto y le llevaron a una escuela. «Me fue gustando y hasta ahora. Me divierte». Su palmarés lo dice todo. En 2015 compitió en cuatro campeonatos simultáneamente: ganó tres y en el otro fue subcampeón. En 2016 llegó a alternar nueve competiciones locales, regionales y nacionales. Fue campeón en siete de ellas; en las otras dos, segundo. En la presente temporada ya se ha hecho con el Campeonato de España, al ganar en el circuito Fortuna Motorsport de Murcia. Es la tercera vez que lo gana y de forma consecutiva. En su casa «hay un problema de espacio para exhibir las copas, cerca ya de un centenar» dice su madre.

Alberto Ferrández nació en la localidad alicantina de Cox, en 2007 y, casualidades del destino, tiene el apoyo desde sus comienzos de Cox Energy, una empresa española del sector de las energías renovables (solar fotovoltaica y eólica) fundada por su presidente, Enrique Riquelme, con una creciente presencia internacional, ya que desarrolla su actividad además de en España, en Latinoamérica (acaba de firmar un acuerdo estratégico con Sonnedix para la construcción y puesta en operación de proyectos de energías renovables en Chile), Asia y África.

–¿Cuánto tiempo le dedicas diariamente a las motos?

–Estoy dos días con la moto y otros días con el entrenador físico.

–¿Con diez años hay que preparar también el aspecto físico?

–Claro . Cansa bastante, porque son muchos giros. Si no estás fuerte pueden venir las lesiones.

–¿Dónde entrenas con la moto?

–En una minipista en Elche. Es una escuela para niños que quieren ser pilotos.

–¿Practicas algún deporte más?

–El fútbol en el colegio (lo dice sin gran pasión). Me gusta mucho la bicicleta, me sirve para entrenar, fundamentalmente.

–¿Qué curso estudias?

–Ahora acabo de empezar quinto.

–¿Cómo se te da?

–Muy bien. Saco sobresalientes y notables, nada más.

–¿Tienes idea de qué quieres hacer en el futuro?

–Es muy pronto todavía. Lo que sí tengo claro es que quiero dedicarme profesionalmente a las motos.

–¿Qué velocidades se pueden alcanzar en las motos que pilotas?

–Con una minimoto he llegado a ponerla a 92 kilómetros por hora. Con la moto de ahora se pueden alcanzar entre 160 y 170 km/h. (Su padre asegura que Alberto mantiene casi la misma velocidad en recta como en curva).

–¿A esa velocidad y con solo diez año no se tiene miedo?

–Un poco.

–¿Cómo manejas una moto que pesa alrededor de 90 kilogramos?

–La muevo bien. Incluso la levanté del suelo una vez que me caí.

–¿También te has caído una vez?

–No una vez, no; unas cuantas. Una vez me hice un esguince en la parte del gemelo con el tobillo. Es lo más grave que me he hecho.

–¿Se empieza a seguir muy temprano a los futuros campeones?

–Ahora empieza la verdad. (Comenzará a correr el Campeonato de España en marzo y ahí se puede empezar a hablar. Es el Campeonato de España de Velocidad correspondiente a su edad, Moto 4 –85 centímetros–, la más parecida a la que da entrada al Campeonato del Mundo, la Moto 3, media su padre). Mi sueño es correr el Mundial con 15 años, la edad mínima a la que se permite correr.

–¿Quién es tu ídolo?

–Marc Márquez.

–¿Y Rossi o Pedrosa?

–Me gustan, pero no tanto. A mí me gusta Márquez.

–¿Le conoces personalmente?

–Le conocí el pasado año en Cheste. Porque yo corrí antes que él.

–¿Qué prefieres, los circuitos grandes o de karting?

–Los grandes. Se corre mejor. Vas más deprisa

–¿Qué circuito te gusta más?

–El que más me gusta es el de Zaragoza, en karting. De los grandes, Montmeló y Alcañiz, mi favorito.

–¿Es verdad que hay que andar el circuito para conocerlo bien?

–No. Me basta una vuelta. Lo ves una vez y ya está.

–¿Utilizas las consolas?

–Sí, claro, aprendes más de los circuitos. Me ayudan mucho para cuando me subo en la moto.

–Con tanto tiempo para las carreras, el entrenamiento y el colegio, ¿cuándo haces los deberes?

–A veces me llevo los deberes a los circuitos. Siempre hay un rato libre. En el coche también.

–¿Tienes un hermano?

–Sí, de tres años. Es un diablo.

–¿Te dice algo de las motos?

–¡Vamos, Teté, vamos! Está en los circuitos desde que tenía meses.

–¿Seguirá tus pasos?

–Si le gusta... pero yo no quiero. Me pondría muy nervioso.

–¿Tú sabes algo de mecánica?

–Se nota cuando va mal y se lo digo a los mecánicos

–¿Has roto alguna vez una moto?

–En carrera, no. En entrenamiento, sí, con una 140.

–¿La casa estará llena de trofeos?

–Llena, (dice con satisfacción).

Su madre lo corrobora: «Tenemos un problema para colocarlas».

–¿Cuántas carreras has ganado de las que has corrido?

–Casi todas. En donde competía subía dos veces al podio. Son dos tandas en cada carrera y como corría en dos categorías, pues volvía con cuatro copas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs