martes, 25 julio 2017
11:43
Actualizado a las 
Ofrecido por:
Chiringuito
¿Ha fracasado Guardiola en el Manchester City?

Si: ¡Está haciendo bueno a pellegrini!; José Luis Sánchez

Amiga Carme, se os empiezan a acabar las excusas con Pep Guardiola. ¿Sabes dónde estaba el Manchester City hace un año? En el bombo de cuartos de final de la Copa de Europa. ¿Y sabes qué? Pasó de ronda. Y se metió en semifinales. Ahí, aparecieron los «atletas» para despertarle del sueño europeo. Manuel Pellegrini dirigía esa banda de «vagos y gordos» como les calificó la Prensa lírica. Lo mejor, está haciendo bueno al «Ingeniero». Y eso es tremendo. El Mónaco, ¡¡el Mónaco!!, ha echado al Genio, al Inventor del Fútbol después de marcarle seis goles en dos partidos. Impotente en el banquillo, superado, incapaz de inculcar en sus jugadores una idea, aunque fuera mala, de cómo jugar al fútbol.

Sin Messi...

Cada año se demuestra que la «Era Guardiola» en el Barça fue la «Era Messi». Es incapaz de destacar en Europa sin el argentino. Fracasó con el Bayern en la Liga de Campeones, que venía de ser campeón. Ni sistemas, ni toque, ni posesión, ni filosofía, ganó por Messi... y por Ovrebo, Stark... Sin aquel atraco ante el Chelsea su leyenda sería un microcuento. En el Bayern, su estilo de juego aburría. Se fue reconociendo su fracaso: «No he conseguido inculcar mis ideas». Ahora, pena por la Premier sin opciones de título desde hace dos meses. Repito Carme, las excusas se agotan.

Cheque en blanco

Le dijeron al llegar al City: «Un cheque en blanco para fichajes». Se gastó casi 250 millones de euros... para fracasar en Europa y naufragar en Inglaterra. Stones, Nolito, Gabriel Jesús... y así hasta contentar caprichos. Ahora habla de falta de mentalidad en el club, de no tener carácter ganador. Decían que llegaba un Genio al Etihad, de momento, se parece a un brujo de tres al cuarto. Equipo vulgar, sin identidad y a la deriva. Lo dicho Carme, en Mánchester sólo se repite una frase: «¡Que vuelva Pellegrini!»

No: Dadle tiempo a uno de los mejores de la historia; Carme Barceló

Guardiola ha sido, es y será uno de los mejores entrenadores de la historia. Hablar de fracaso cuando ha sumado 14 títulos en cuatro años con el Barça, 7 con el Bayern y cuando aún puede ganar la Copa con el City me parece más que injusto. Pero entiendo tu felicidad viéndole caer en los octavos de la Champions. ¡Cuánto daño ha hecho al madridismo! No hay mejor foto que ese 2-6 en el Bernabeu que aún escuece. No perdonará nunca al Barça de la excelencia, del fútbol de babero, del «sextete» y de las loas a nivel mundial. Esperabáis agazapados tras la envidia y la rabia a que Pep tuviera un tropiezo. Ahí tenéis vuestro triunfo, más celebrado que los de vuestra sangre. Perder ante el Mónaco lo habéis convertido en éxito propio. Menos mal que ni el «Villarato» ni este mal momento lograrán opacar la historia. La realidad es tozuda. Y los números, más. Guardiola dio una vuelta de tuerca al fútbol moderno. Innovó. Sigue marcando tendencia. No me lo compares con nadie. No ha lugar.

Retroalimentarse

Hablar de Messi es escribir la palabra fútbol con mayúsculas y acentos. La coincidencia en el tiempo y en el vestuario hicieron crecer a ambos y el máximo beneficiado de ello fue el Barça. Ambos se retroalimentaron, se hicieron mejores. Messi no es el único, pero sí el mejor de todos los jugadores a los que ha entrenado Pep. Y son legión los que hablan maravillas de él como entrenador.

Filosofía sin precio

Me hablas de filosofía barata, con ese tono entre peyorativo y despreciativo que ponéis a todo lo que huela a gloria blaugrana. Os molesta su discurso cautivador, la ideología política y su implicación con el proceso y que un entrenador como él haya ido un paso por delante. Le tenéis más ganas que a Piqué. Y si hablamos de inversión económica, me sé de alguno con talonario galáctico que lleva una Liga en ocho años. Dadle un poco más de tiempo en Inglaterra y volveréis a asistir a un nuevo invento.

SIGUENOS EN LA RAZÓN