miércoles, 16 agosto 2017
10:31
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Deportes

Cristiano vale por dos galácticos

  • El Madrid no quiere que se vaya y va a pelear para convencerle. Pero si insiste, el club va a reforzarse con el dinero que reciba de su traspaso

ETIQUETAS

Cristiano Ronaldo hace malabarismos con el balón en el entrenamiento de ayer de Portugal
Cristiano Ronaldo hace malabarismos con el balón en el entrenamiento de ayer de Portugal

En el mercado de verano los representantes se mueven, llaman a sus contactos en los clubes, preguntan a los jugadores y buscan ofertas con las que traspasar a sus representados o con las que conseguir un aumento de sueldo. No es más que una rutina, su trabajo. Pero el viernes todo se tambaleó, como una bomba que hace temblar el suelo que se pisa: se filtró que Cristiano Ronaldo está en el mercado y todo cambió. La temporada pasada, Pogba rompió todos los récords con un traspaso de 120 millones de euros al Manchester United. Pero si Ronaldo se marcha, esa cifra se va a quedar pequeña y eso afecta a todo el mundo del fútbol: el club que lo fiche va a dar unos 200 millones de euros al Madrid. Y con ese dinero, el conjunto blanco saldría a comprar para hacer el equipo aún más potente que ahora. La rutina de los representantes ya no sería tan rutina. El mercado se llenaría de dinero.

Porque dos días después de la filtración y de la charla con Mendes en el Real Madrid ven complicado que el portugués se marche, pero no imposible. El objetivo principal sigue siendo convencerle para que recapacite de unas palabras que ha dicho enfadado y, consideran, que con falta de perspectiva. Hoy empieza a disputar la Confederaciones con Portugal y todos esperarán a que termine la competición y se produzca una charla con el futbolista. Hay que ver, entonces, qué piensa y si su decisión sigue siendo tan radical. En el Bernabéu se confía en que no, en enseñarle lo que aporta al equipo, pero también lo que le da el Madrid. Pero si no cambia de idea y llega un club con una oferta de 200 millones, nadie podrá impedir su salida.

Y nadie podrá impedir, entonces, que el Real Madrid salga de compras con más dinero que nunca para hacer un equipo con el que conquistar su tercera Copa de Europa consecutiva. Con dinero de sobra y con necesidad de reforzarse, no hay entidad más temible en el mercado que la que preside Florentino Pérez.

Ya pueden temblar todos los equipos con estrellas, aunque el objetivo principal sería Mbappé, con el que ya no existiría la paciencia con la que el Madrid se está moviendo ahora. El club blanco iría a por la joven promesa francesa, que ya tiene ganas de ser fichado y que con la ausencia de Ronaldo vería factible ser titular o al menos jugar muchos minutos. El precio de Mbappé se está moviendo, según los rumores de los últimos días, en 100 o más millones, una cifra que hay que pensársela bien por un jugador de 18 años y al que ahora mismo habría que encontrarle sitio en una delantera con Benzema, Ronaldo y Bale. Sin uno de ellos, las pocas dudas que ahora pueden existir en las oficinas madridistas desaparecerían.

Otro de los futbolistas que antes de que estallase el caso Ronaldo estaba más o menos descartado era Hazard. A Zidane le gusta, pero con Asensio en el equipo pensaba que no le necesitaba. Si se va Ronaldo, el escalafón se corre y la estrella del Chelsea tendría sitio dentro del vestuario. «Estoy muy contento en el Chelsea, es como una familia», dijo ayer el futbolista, pero todo cambia de un día para otro en el mercado de verano y no es lo mismo un Madrid con 200 millones de euros en la mano por la operación de Ronaldo que sin ellos. Ahora mismo no los tiene y no quiere tenerlos. Pero todo podría ser y Hazard podría también, cambiar de opinión.

No son sólo las llegadas. El Madrid tiene que dibujar un nuevo escenario para la planificación de la plantilla. Cuando Zidane se fue de vacaciones dejó un mensaje: que le tocaran lo menos posible la plantilla, porque la mezcla de veteranos y jóvenes ambiciosos ha sido un éxito. No pensaba que Ronaldo podía ser una de las salidas, en cambio tenía algo más claro que James y Morata sí que iban a querer cambiar de aires. Eran operaciones más o menos claras porque han tenido menos minutos de los que pretendían. Pero sin Ronaldo, también hay que plantearse qué jugadores pueden tener más espacio el curso que viene.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs