martes, 22 agosto 2017
04:19
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Deportes

El Atlético más competitivo

  • El conjunto rojiblanco vuelve a estar entre los cuatro mejores de Europa, pese a que es muy inferior a sus rivales en capacidad económica.

Gabi celebra la clasificación para semifinales, brazos en alto, junto a Savic, Correa y Koke
Gabi celebra la clasificación para semifinales, brazos en alto, junto a Savic, Correa y Koke

Otra gesta del Atlético. Basada en el gen competitivo del equipo, en la calidad de Griezmann y el trabajo más colectivo que individual de jugadores de muy buen nivel técnico y táctico como Godín, Oblak, Filipe Luis, Carrasco, Saúl y Koke, a los que se suma el esfuerzo de los Savic, Juanfran y Gabi. La prueba del «9» tampoco ha resultado excepcional y no ha pasado de discreta con Fernando Torres y Gameiro. El francés ha ido de menos a más en su primer curso como rojiblanco y se espera que sus prestaciones mejoren en su segunda campaña.

Vrsaljko, Giménez, Lucas, Thomas y Correa, entre otros, son más futuro que presente, pero también han contribuido a que el Atlético esté otra vez en las semifinales de la Champions. Gaitán no le ha cogido el aire al equipo ni a lo que quiere Simeone de él, mientras que Augusto y Tiago han sido víctimas de las lesiones. Moyá ha cumplido con creces cuando le ha tocado sustituir a Oblak.

¿Cuál es el mérito? Competir, competir y competir, que diría Luis Aragonés. Porque cuando Simeone dice que el Atlético no es grande si se le compara con la poderosa economía del Madrid, Barça, Bayern, Chelsea, Juventus o los dos equipos de Mánchester, tiene razón. Y ahí radica la base del éxito.

Quiso Simeone cambiar la cara táctica al equipo al comienzo de temporada. Y lo que empezó bien, tras golear al Granada el Atlético fue líder (octava jornada), se derrumbó con las derrotas en Sevilla, San Sebastián y en el Calderón frente al Real Madrid. Larga travesía desde entonces –con el conjunto de Sampaoli por encima– hasta que la vuelta a los orígenes, al pasado futbolístico, donde priman la intensidad, el esfuerzo y la competitividad, se consumó.

En Europa, el camino –primero de grupo por delante del Bayern Leverkusen– no ha sido demasiado complicado. PSG y Leicester han caído por inferioridad. Mañana el bombo «elegirá» rival para semifinales. Da igual, dicen en el vestuario. Volver a jugar con el gran vecino no gusta demasiado, pero todo es posible. Incluso, que hasta el Atlético dispute su segunda final de Champions consecutiva. Sería de sombrerazo.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs