MENÚ
jueves 19 octubre 2017
21:26
Actualizado
El Tiempo
  • 1

En el punto de mira

Ramos y el Madrid están convencidos de que al central se le mide de una manera más rigurosa que a otros futbolistas

  • Borja Valle y Ramos, en la jugada de la segunda amarilla
    Borja Valle y Ramos, en la jugada de la segunda amarilla

Tiempo de lectura 4 min.

22 de agosto de 2017. 03:16h

Comentada

Cuenta Xavi Aguado que antes de los partidos se acercaba al delegado de su equipo y le preguntaba por el nombre del colegiado, para poder dirigirse a él de una manera más informal. «A Iturralde le llamaba Edu», recuerda a este periódico, «porque trataba de crear un vínculo más cercano» para que luego al protestar, fueran más clementes con él. No lo fueron o el plan no le funcionaba tan bien como él pensaba. Xavi Aguado, que es uno de los grandes jugadores de la historia del Zaragoza, fue expulsado 18 veces en la Liga, las mismas que Pablo Alfaro y las mismas que suma ya Sergio Ramos que, para alivio de los dos primeros, tiene pinta de que les va a superar.

A finales de 2005, contra el Espanyol, el actual capitán blanco fue expulsado por primera vez en el Real Madrid. Desde entonces el futbolista y el club sienten que se encuentran en el punto de mira de los colegiados, que al central se le mide de manera más rigurosa que a otros compañeros de profesión. «Desde hace muchos años hay una persecución», cuentan de manera informal desde el Santiago Bernabéu. Desde esa de 2005 ha sufrido 17 expulsiones más. «Sí que es cierto que puede haber cierta predisposición, no digo que te cojan manía, pero sí que puede ser más fácil para los árbitros, tampoco digo que sean injustas, pero muchas veces la fama conlleva esto. Los colegiados ven una disputa y si no está Sergio Ramos, a lo mejor no es amarilla», asegura Xavi por teléfono.

El Madrid va a recurrir porque resulta que para el choque contra el Valencia del próximo domingo, un partido complicado, no puede contar ni con Cristiano Ronaldo ni con Sergio Ramos, dos de los capitanes. Desde el club entienden que, en la primera amarilla, lo que hace el central es defenderse de un golpe que recibe en el pómulo y que le deja marca. Y que en la segunda tarjeta, la acción no es suficiente como para verla. Pero como es Ramos...

«A mí me pasó, sobre todo después del episodio de lo de ‘‘Rafa no me jodas’’, que veía que cualquier cosa que quería decirles yo, les daba recelo. Yo he sido protestón toda mi vida, y desde entonces apenas me dejaban tener diálogo con ellos. Los árbitros ven la televisión y siempre se hacen una idea», continúa explicando.

En el club blanco esperan que los comités sean más receptivos que con Cristiano Ronaldo, aunque su esperanza es limitada. La ventaja es que la pareja Nacho-Varane ya ha demostrado que tiene capacidad y liderazgo para afrontar cualquier tipo de partido. Sin embargo eso no amortigua el malestar que hay en el Santiago Bernabéu, donde ven que el buen juego del equipo se empaña por las decisiones arbitrales, confirmadas después por los comités. En el club saben que Ramos vive al límite y sabe que tiene que marcar su territorio, pero los árbitros le vigilan.

Xavi Aguado tiene un campus para niños en Zaragoza y a los pequeños que se colocan en la parte de atrás del campo les dice que tienen que ser intensos e ir fuerte al balón porque los delanteros también lo van a hacer, pero nunca pasar la línea de la violencia. Dice Xavi Aguado que Sergio Ramos no es violento, que es un central moderno, con más técnica que los antiguos defensas, más duros y con menos capacidad para sacar el balón.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs