domingo, 04 diciembre 2016
03:50
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Fútbol

«Que estén tranquilos»

 El entrenador del Legia de Varsovia, Jacek Magiera, durante la rueda de prensa ofrecida esta tarde en el estadio Santiago Bernabéu
El entrenador del Legia de Varsovia, Jacek Magiera, durante la rueda de prensa ofrecida esta tarde en el estadio Santiago Bernabéu
Efe

El entrenador del Legia, Magiera ha mandado esta tarde un mensaje tranquilizador acerca de los ultras de su equipo, que ya esta tarde estaban tomando Madrid y que mañana van a llegar a sumar hasta 4.000 personas. Entre ellos, unos 300 son considerados como radicales y entienden el fútbol como un lugar donde pegar y demostrar al mundo que son antisemitas, violentos y racistas. “Los aficionados del Real Madrid pueden estar tranquilos», ha asegurado el entrenador del conjunto polaco. «Creo que todos los aficionados que se van a desplazar para vivir este gran partido se van a portar muy bien y estarán todo el partido cantando a nuestro favor». Una de las normas de los aficionados del Legia es aplaudir a su equipo sin parar y quien no quiera hacerlo, no forma parte del grupo. También suelen pegar a quien sea, si les apetece. Por eso, Madrid ha extremado las medidas de seguridad para que el partido de mañana se dispute con la máxima tranquilidad. Los miembros de la expedición del Legia, que ya conocen a sus aficionados, seguían pidiendo tranquilidad: “No creo que haya ningún problema. Sabemos que se está hablando mucho de este tema pero lo único es que va a haber muchos aficionados que van a estar apoyándonos en el estadio del Real Madrid y todo va a ser normal”, ha dicho el futbolista Radovic.

Aunque hay que ver que significa normal para los jugadores del Legia. En el primer encuentro de la Champions, sus aficionados echaron gas pimienta a la Policía. En el próximo, el 2 de noviembre, se disputa en Varsovia la vuelta entre el Legia y el Madrid y será a puerta cerrada, por la sanción de la UEFA.

  • 1

Vídeos

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs