martes, 22 agosto 2017
05:01
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Fútbol

Sin gol y sin triunfo

  • Un gol de Héctor Moreno en el último instante da el empate a México y evita el estreno con triunfo de Portugal y de Cristiano Ronaldo, que dio el pase del primer tanto a Quaresma

ETIQUETAS

Héctor Moreno consigue el tanto del empate mientras Rui Patricio sólo puede observar
Héctor Moreno consigue el tanto del empate mientras Rui Patricio sólo puede observar

La mano de Rui Fonte sujetaba la cabeza de Héctor Moreno, pero no impidió que el central mexicano rematara el gol del empate definitivo a la salida de un córner. Se habían esforzado los mexicanos por convertir el partido en algo más que la reinmersión de Cristiano en el fútbol después de una semana entre denuncias y posibles traspasos y lo consiguieron cuando el partido ya sólo esperaba el pitido final.

Fernando Santos, el seleccionador portugués, decidió que Cristiano jugara como delantero. Optimiza sus resultados y minimiza el desgaste. Así ha conseguido diez goles en los últimos cinco partidos de la Liga de Campeones y así pretende Santos que sea más provechoso para su equipo. El gol no llegó, pero Cristiano encontró otra manera de ser provechoso para el equipo. Después de un gran control en el centro del campo y con todo el terreno por delante, se le enredó el balón entre las piernas al llegar al área. Pero supo encontrar una salida, la que le ofrecía la llegada de Quaresma por la derecha. El ex jugador del Barcelona y de tantos regateó a Ochoa para rematar con la portería vacía el primero del partido.

El portugués, que ha perdido velocidad y desborde con el paso de los años, ha perfeccionado el remate y ha aprendido al mismo tiempo a valorar las opciones que se le ofrecen más allá de la portería. Lo demostró también en un taconazo en la segunda mitad para un compañero que llegaba por detrás, aunque la jugada quedara en nada. Vio a Quaresma en el primer tanto del partido porque el extremo era el que más se ofrecía. Con el interior o con el exterior, daba igual, sacaba centros para sus compañeros hacia el área con la misma facilidad con la que remataba a portería. Suyos fueron la mayoría de disparos de su selección, que Ochoa se encargaba de despejar.

Aunque el remate más peligroso fue el de André Silva, un cabezazo en los minutos finales del partido que el portero mexicano desvió pegado al poste. El delantero recién fichado por el Milan esperó su oportunidad en el banquillo, porque Santos prefirió a Nani como compañero de Cristiano. Pero no le costó mucho demostrar que su sitio está entre los once del principio. No tardaría mucho en llegar el segundo de Portugal en un disparo de Cedric que los rebotes terminaron llevando a la portería. Portugal disfrutaba de sus mejores minutos, con llegadas continuas a la portería mexicana. Pero sin premio, como le sucedió a Gelson Fernandes, que terminó un contraataque con un reverso en el área y un remate que se escapó pegado al poste.

México, que había cambiado a Vela por Giovani dos Santos, parecía dejarse ir antes del final. Pero encontró el gol de Moreno en un córner cuando menos lo esperaba. Había tenido sus mejores momentos en la primera mitad, justo antes del descanso, cuando Chicharito igualó el partido gracias a los errores defensivos de los portugueses. Raphael Guerreiro no acertó en el despeje y el pase de Vela con la derecha lo remató el ex madridista con la cabeza.

No hubo dudas en el remate de Chicharito. Sí las hubo en el primer gol que marcó Portugal, anulado por fuera de juego después de consultar con el VAR. El sistema, como ya se demostró en el amistoso de marzo entre Francia y España, no ralentiza demasiado el juego. Las decisiones son rápidas y el partido sigue su ritmo como si no hubiera pasado nada.

Y como si nada hubiera pasado sigue Cristiano recogiendo reconocimientos. Ayer fue elegido el mejor del encuentro por los votos de los aficionados, aunque fuera Quaresma el que más empujara para el triunfo de Portugal y Ochoa el que más empeño puso en que México no saliera derrotada. «Teníamos el partido casi ganado y encajamos un gol en los últimos minutos. Pero esto es el fútbol» , decía el capitán portugués tras el encuentro. «El equipo está bien, sigue creyendo. No vale la pena encender las alarmas. Ahora hay que pensar en el próximo partido, que tenemos que ganar», dice el capitán portugués. Cristiano, por el momento, es esfuerza por demostrar que su única obsesión es seguir ganando para Portugal las cosas que nunca antes había ganado. Lo hizo el año pasado en la Eurocopa y espera hacerlo en la Confederaciones este verano. Alemania, el único campeón del mundo en el torneo, juega con un equipo B. Cristiano sigue creyendo.

  • 1

Vídeos

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs