MENÚ
viernes 24 noviembre 2017
14:49
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

España sigue invicta tras empatar con Rusia (3-3)

Se esperaba más de España pero entre la relajación española y la furia local el partido fue una auténtica ruleta rusa

  • Jordi Alba celebra el gol
    Jordi Alba celebra el gol / Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

15 de noviembre de 2017. 04:38h

Comentada
Domingo García Madrid. 14/11/2017

El de delantero de la Roja es un trabajo ingrato. El «9» de España debe pegarse con las defensas contrarias, abrir huecos para los que llegan desde atrás y, cuando tiene una oportunidad, intentar marcar. Pero los goles tienen otros autores. Por ejemplo, los defensas como Jordi Alba, que marcó el primero en el amistoso contra Costa Rica y repitió ayer sin esperar nunca a que se llegara a los diez minutos de partido. Como si tuviera prisa. O los marca Sergio Ramos, que lanzó los dos penaltis que pitó el árbitro italiano a favor de la Roja, aunque el primero no fuera y el segundo sea de los que nunca se pitan.

No marcan los delanteros, o no siempre, pero España no tiene problemas con el gol. Los goles llegan, de cinco en cinco, como contra Costa Rica, o de tres en tres, como ayer.

Pero el problema a la Roja, en un partido que podía haber ganado por la puntería de sus defensas, le llegó por el fondo. Puede alegarse que se trataba de un partido experimental, que Lopetegui tiene pocas oportunidades de probar antes de dar la lista de convocados para el Mundial –entre medias sólo queda una llamada en marzo– y que ayer quiso probar. Lo hizo en la segunda parte, cuando ensayó con una defensa de tres en la que Sergio Ramos jugaba por la derecha, Piqué por el centro y Nacho por la izquierda. Para protegerlos, Illarramendi acompañaba a Sergio Busquets en el centro del campo y en los costados mezclaba un lateral por la izquierda –Alberto Moreno– y un delantero por la derecha –Callejón–.

La debilidad de la prueba se vio en el empate a dos de los rusos. La combinación entre Dzagoev y Zhirkov dejó en evidencia la debilidad defensiva de ese costado derecho que ocupaba Callejón y que acudió a tapar Nacho con poco convencimiento. España estaba despistada, como demostró de nuevo el empate a tres que marcó Smolov. Los rusos aprovecharon un saque de banda de España para igualar. Era el mismo jugador que había marcado el 1-2 después de quebrar a Busquets y Piqué en el borde del área.

Pero la responsabilidad no sólo era de los ensayos del seleccionador. El mismo zarandeo que parecía sufrir España en los últimos minutos del partido es el que había sufrido en los instantes finales de la primera mitad. La Roja mostraba síntomas de mareo y los rusos, que en el comienzo del encuentro parecían no querer molestar demasiado, eran un vendaval. Y la defensa era la supuestamente titular. Sólo Nacho entraba por Odriozola en el costado derecho ante la ausencia de Carvajal.

España tocaba con comodidad después del primer gol, de un lado a otro a la espera de encontrar un hueco. No estaba Isco, pero no parecía importar. El balón, como siempre, era de la Roja. Hasta que dejó de serlo.

A pesar de todo, Rodrigo había tenido la oportunidad de marcar el 2-4 en un contraataque que le dejó solo delante de Lunev, pero el guardameta ruso sacó la pelota con las piernas. También Smolov tuvo la oportunidad de marcar el cuarto para los rusos, aunque apareció De Gea para salvar la derrota.

Y Rodrigo pudo marcar otra vez para España. No llegaba a la pelota ante la salida de Lunev, pero le pudieron las ganas de luchar por encontrar su sitio entre los 23 de Lopetegui para el Mundial. Pudo haber frenado, pero no lo hizo en busca de un gol que le hiciera más fuerte en la Roja. No llegó, chocó con el portero, se hizo daño en la pierna y Lunev tuvo que salir en camilla por el golpe que sufrió en la cabeza con la rodilla del delantero español. El árbitro acortó los trámites para que el partido finalizara cuanto antes. Lopetegui sigue sin perder como seleccionador español.

- Ficha técnica:

3 - Rusia: Lunev; Zhirkov (Kombárov, min.81), Dzhikiya, Vasin, Kudriashov (Rausch, min.74), Smólnikov (Ignátiev, min.); Kuziáev (Yerokhin, min.62), Glushakov, Alexéi Miranchuk (Antón Miranchuk, min.66), Dzagóev (Kokorin, min.62); y Smólov.

3 - España: De Gea; Nacho, Piqué, Ramos (Vitolo, min.57), Jordi Alba (Moreno, min.46); Busquets (Silva, min.57), Thiago (Saúl, min.59), Iniesta (Illarramendi, min.46), Suso (Callejón, min.46); Asensio y Rodrigo.

Goles: 0-1, min.9: Alba. 0-2, min.35: Ramos (penalti). 1-2, min.41: Smólov. 2-2, min.50: Alexéi Miranchuk. 2-3, min.53: Ramos (penalti). 3-3, min.70: Smólov.

Árbitro. Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Busquets y a Vitolo.

Incidencias: partido amistoso disputado en el estadio San Petersburgo Arena ante unos 45.000 espectadores (dos tercios del aforo).

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs