MENÚ
martes 21 noviembre 2017
01:04
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Golovkin retiene título y el invicto con un nulo ante «Canelo» Álvarez

Golovkin y Canelo igualaron a los puntos en la pelea por el campeonato del mundo de los pesos medios.

  • Fotografía cedida por Golden Boy Promotions del púgil kazako Gennady Golovkin (d) en acción ante el mexicano Sául "Canelo" Álvarez (i) durante una pelea hoy, sábado 16 de septiembre de 2017, en Las Vegas, Nevada (EE.UU.).
    Fotografía cedida por Golden Boy Promotions del púgil kazako Gennady Golovkin (d) en acción ante el mexicano Sául "Canelo" Álvarez (i) durante una pelea hoy, sábado 16 de septiembre de 2017, en Las Vegas, Nevada (EE.UU.). / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

18 de septiembre de 2017. 02:29h

Comentada
Domingo García 17/9/2017

ETIQUETAS

«No, no», decía Canelo con la cabeza al recibir un derechazo de Golovkin en el quinto asalto. Y no. El kazajo quiso imponer su pegada, pero no pudo con él. El pelirrojo mexicano buscaba la contra, Golovkin, una mano. Y el aspirante, ocho años más joven, se dedicó a mover al campeón para que esa mano nunca llegara. Golovkin exponía sus títulos del peso medio de la Asociación, el Consejo y la Federación en el T-Mobile de Las Vegas y se volvió a casa con ellos. Sin ganar, pero sin perder. En una decisión dividida, los jueces decretaron un polémico nulo, más por la puntuación de una de las jueces, Adalaide Byrd, que dio vencedor a Canelo por 118-110, que por el desarrollo de la pelea.

En el rincón del mexicano se repetía la misma escena casi al final de cada asalto. «¿ Cómo estás, hijo?». Bien, contestaba él después de esquivar durante tres minutos los golpes del kazajo. Corría el riesgo de quedarse en las cuerdas, confiaba en su esquiva y en sus piernas, pero eso le llevó a recibir algún golpe de más. «Cometiste el error de quedarte en las cuerdas. Él tiene la opción de meterte el golpe que te metió. Tú te lo buscaste», le decían después del quinto asalto. «Páralo con la izquierda y no te quedes en las cuerdas. Y menos con la mano abajo», le insistían unos asaltos después.

La velocidad era el arma del aspirante. Quería desgastar a Golovkin, preocupado por acabar rápido con él. Sus preparadores le insistían en que aprovechara sus piernas y la debilidad del kazajo en la defensa. «No sabe caminar hacia atrás. Cuando veas que va hacia atrás, golpéale con tres golpes», le decían. «Él es más lento que tú. Golpea y tira la contra», le advertían.

La idea del kazajo era pegar, pero no llegaban tantas manos con claridad al cuerpo de Canelo, que tomaba ventaja en los primeros asaltos. Se defendía bien, contenía las manos de Golovkin con su esquiva y con velocidad y mandaba algún golpe certero que despeinaba al campeón. Los dos boxeadores se empeñaban en demostrar que el suyo era el mejor combate de boxeo que se podía ver, por más que la atención y el dinero se lo llevara el circo de Mayweather y McGregor. El suyo era boxeo de verdad. Intenso, sin tregua.

Golovkin se recuperó a partir del tercer asalto para tomar el mando del combate. Pero Canelo lo recuperó después del trepidante noveno asalto. Especialmente importante fue el castigo que recibió el kazajo en el último, aunque los dos consiguieron mantenerse en pie hasta el final para reclamar el triunfo.

No fue para ninguno y deja abierta la posibilidad de una revancha que sólo estaba garantizada en el caso de que ganara Golovkin. El nulo permite que Óscar de la Hoya, el promotor de Canelo y del combate pueda organizar otra pelea entre dos de los mejores boxeadores del momento.

«Me siento frustrado por el veredicto de combate nulo», reflexionaba el mexicano, que ha ganado 49 de las 53 peleas que ha disputado. «Siempre contrarresté los golpes que colocaba Golovkin y por dos veces lo vi tocado. Hice una gran pelea que mereció el triunfo», insistía.

«El boxeo es un espectáculo de mucho drama y como tal hay que asumirlo hasta el final», decía Golovkin. «No entró a valorar los veredictos, peleo, y agradezco todo el apoyo que he recibido de los aficionados y en especial de los kazajos que vinieron a verme», añadía, mucho más prudente que su rival. «Sigo siendo el campeón, no he perdido ninguno de los cinturones y por lo tanto nada ha cambiado».

El boxeo pide otra oportunidad para que los dos puedan demostrar quién es el campeón.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs