MENÚ
miércoles 22 noviembre 2017
11:58
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1
Espacio patrocinado por
Image

La Agencia Tributaria pide dos años y medio de cárcel para Sete Gibernau

Por dos delitos de fraude fiscal que presuntamente habría cometido en 2006, su último año como profesional.

  • El piloto español Sete Gibernau en una imagen de archivo.
    El piloto español Sete Gibernau en una imagen de archivo.
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de junio de 2017. 15:16h

Comentada
Barcelona. 20/6/2017

El expiloto de MotoGP catalán Sete Gibernau se enfrenta a una petición de dos años y medio de cárcel por dos delitos de fraude fiscal que presuntamente habría cometido en 2006, su último año como profesional.

Esa es la pena que la Abogacía del Estado, que defiende los intereses de la Agencia Tributaria, pide para Gibernau, por haber defraudado supuestamente 774.000 euros en las declaraciones de IRPF y Patrimonio de ese ejercicio.

En cambio, la Fiscalía solicita la absolución del expiloto catalán, de 44 años y que hoy ha declarado, como acusado, en el juzgado número 19 de Barcelona.

De hecho, la causa ya fue archivada en la fase de instrucción, pero dicho sobreseimiento fue revocado por la Audiencia de Barcelona, por lo que esta mañana ha empezado la vista oral en la Ciudad de la Justicia.

La tesis de la Abogacía del Estado es que Gibernau, con domicilio fiscal en Chatel-Saint Denis, entre 2000 y 2006, simuló seguir viviendo en esa localidad Suiza durante su último año como piloto profesional, con el objetivo de evadir impuestos.

Según la Agencia Tributaria, el expiloto de MotoGP ya había traslado su residencia habitual a Esplugues de Llobregat (Barcelona), donde convivía con su pareja de entonces, la modelo Esther Cañadas.

“Mi primo (Miquel Umbert), que era quien gestionaba mi patrimonio, y mi ‘manager’ de entonces (Léo de Graffenried), que era el que negociaba todos mis contratos, vivían en Ginebra. Eran las dos personas en las que tenía más confianza cuando se trataba de manejar mi dinero, y me fui a vivir allí porque tenerlos cerca me daba tranquilidad", se ha justificado Gibernau.

El expiloto ha dado detalles de su “piso de alquiler" en Chatel-Saint Denis, por el que pagaba, al cambio, “unos 1.100 euros más suministros", y también ha precisado que tenía “un Volkswagen Touareg y un Ferrari matriculados allí y con seguros suizos".

Gibernau también ha asegurado haber tenido un vínculo vecinal con la localidad suiza donde supuestamente residía: “Tenía, por ejemplo, una relación personal con el Síndico de Saint Denis y había venido a verme alguna vez a los circuitos, apadrinaba carreras allí e incluso tengo una felicitación oficial de su Ayuntamiento por haber ganado un Gran Premio".

El que fuera subcampeón de MotoGP en 2003 y 2004, ha negado que en 2006 ya residiera habitualmente con Cañadas en su casa de Esplugues, aunque ésta sí lo hacía sin pagarle renta alguna. “Con Esther nos fuimos a vivir juntos en 2007", ha precisado.

Si a Gibernau se le veía volar con frecuencia desde la capital catalana a los circuitos donde se celebraba la competición era, según se ha justificado, porque venía a “recoger" a su pareja para que viajar con él, o porque Dorna, empresa organizadora del Mundial, “fletaba muchos ‘charters’ desde Barcelona para los pilotos".

Por otro lado, ha asegurado que “todos los pagos y cobros" se hacían desde las dos cuentas que tenía en Suiza, que a 31 de diciembre de 2006 arrojaban un saldo de 9,5 millones de euros, y que el piso de Chatel-Saint Denis “aparecía como domicilio fiscal en todos los contratos".

Además, Sete Gibernau ha recordado la inspección tributaria que tuvo hace unos años y que entonces se resolvió con un acta de conformidad. “Entendí que estaba todo bien y que ya no tenía nada de que preocuparme", ha sentenciado.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs