viernes, 24 marzo 2017
02:58
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Un Federer casi perfecto vuelve a poder con Nadal, ahora en Indian Wells

El suizo y el español se saludan tras el partido
El suizo y el español se saludan tras el partido

Cuando juega Roger Federer, en la grada suele haber una pancarta que dice: «Shh, quiet, genious at work (Silencio, genio trabajando)». Jornadas como la de los octavos de final de Indian Wells dan sentido a ese mensaje. Dio igual que enfrente estuviera Rafa Nadal, su gran rival, el hombre que más le ha hecho sufrir en una pista de tenis, el que le ha hecho llorar y le ha ganado más finales. A los 35 años, el suizo se ha reinventado de nuevo para volver a rozar la perfección. Después de la apasionante final del pasado Abierto de Australia, que ganó Federer con suspense en el quinto set, venció de nuevo, pero con menos emoción (6-2 y 6-3). Es el décimo tercer triunfo del helvético sobre el español, por los 23 que le ha endosado Rafa.

La reinvención de Federer empieza en su revés. Durante mucho tiempo ése fue su punto débil en los partidos contra Nadal. Las pelotas con efecto del manacorense a esa zona le hacían muchísimo daño. Le acorralaba por ahí. Pero es como si con la edad se hubiera liberado. Ahora suelta el golpe de revés sin complejos, sacando bien el pecho, a una zona y a otra, dejando fotografías y vídeos para poner en las escuelas de tenis. No tardó en mostrar que iba a volver a ser muy agresivo, sin moverse de la línea de fondo. En el primer punto del partido dio un derechazo que desplazó a Rafa, y en el segundo, un golpe ganador con ese revés cruzado. Sólo así, asumiendo riesgos, puede controlar a Nadal, que también lucha por encontrarse después de un periodo de dudas. De los cinco juegos que ganó el español en el partido, tres fueron en blanco y uno de 40-15. En todos los demás lo pasó fatal. Federer también ha mejorado en el resto. Parecía el mejor Djokovic devolviendo la primera pelota a los pies del rival para llevar la iniciativa. En un disputado primer juego, logró el «break» el suizo y en el siguiente tuvo Rafa su única oportunidad de ruptura en todo el duelo, salvada por Roger con un gran saque. Le costó a Nadal restar no sólo los primeros saques, también los segundos, y así el partido se puso rápido de cara para el actual número diez del mundo. Con un gran saque, agresivo, restando perfecto y sin sufrir con el revés, el primer set duró poco más de media hora.

No dejó Federer a Nadal ser agresivo. Tampoco tuvo mucha suerte el español, que cometió algún error en momentos importantes. Rápidamente sufrió Rafa la ruptura también en la segunda manga (1-2), concretada en blanco por Roger al juego siguiente (1-3). Los esfuerzos del español por seguir en el partido, por levantar un marcador como sólo él sabe hacerlo, no sirvieron esta vez. En una hora y ocho minutos, Federer se fue a los 30 tiros ganadores y los fallos no se le dispararon. En días así nadie puede con el tenista que más «Grand Slams» ha ganado en la historia (18). Por lo visto en este 2017 y a pesar de su edad, quiere seguir ampliando la cuenta.

Kyrgios puede con Djokovic

El rival de Federer en los cuartos de final será el joven australiano Nick Kyrgios. El chico malo del circuito venció a Djokovic (6-4 y 7-6 [7/3]) en lo que cada vez se considera menos una sorpresa. El serbio, que defendía título, está en un bache desde el pasado mes de junio y no encuentra el camino de vuelta. También es verdad que su listón estaba altísimo y que Kyrgios ya es una realidad, un jugador capaz de vencer a cualquiera.

Carreño, por primera vez a cuartos de un Masters 1.000

Respecto a los españoles, Pablo Carreño sigue creciendo y después de imponerse al serbio Lajovic por 6-4 y 7-6 (7/5) se metió por primera vez en los cuartos de final de un Masters 1.000. Su rival será el uruguayo Cuevas, que sorprendió al belga Goffin, el número 12 del mundo.

  • 1

Vídeos

SIGUENOS EN LA RAZÓN