MENÚ
martes 26 septiembre 2017
07:21
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Madrid Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

Una vida con Marcelo

José Manuel Martín. 

Tiempo de lectura 2 min.

14 de septiembre de 2017. 00:19h

Comentada

Marcelo llegó al Real Madrid con 18 años y el pelo rapado. Ayer firmó su renovación hasta junio de 2022, así que cuando cumpla su nuevo contrato habrá vestido 15 años la camiseta blanca y estará a punto de cumplir los 34. Toda una vida en un club del que ya es el segundo futbolista con más temporadas por detrás de Ramos y con el que ayer jugó su partido 415. Lo disputó completo porque en los dos próximos choques de Liga (Real Sociedad y Betis) le va a tocar descansar de manera forzosa, por la sanción del Comité de Competición tras su expulsión ante el Levante. Fue un día ajetreado el de ayer para el brasileño, aunque el Apoel pasase por el Bernabéu con el sigilo que se esperaba.

Era un partido de transición en el maratón de encuentros que esperan al Real Madrid en este mes de septiembre. El rival no daba para sacar demasiadas conclusiones, aunque Cristiano sí confirmó que el equipo es mucho más con él sobre el césped. El portugués inyecta electricidad e intensidad al ataque. Nunca se cansa de desmarcarse, encuentra los huecos en el área y ataca cada balón como si fuera el último. Dos de ellos acabaron en gol, el primero, después de un gran pase de Bale, que no acaba de despertar. Se llevó algunos murmullos tras un mal pase y división de opiniones (pitos y aplausos) al ser sustituido. Su entrada en calor va muy poco a poco, aunque ayer se volvió a demostrar que si en el centro y por la derecha es un grandísimo futbolista, colocado en la izquierda lo es más todavía. Con un solo toque dejó a CR delante del portero, porque su zurda es un guante y desde ese costado centra de forma natural. Le salen fácil las asistencias desde la izquierda. En el otro lado se siente incómodo.

Todo lo contrario que Ramos en el área contraria, donde gracias a su entusiasmo ofensivo encontró un tanto de chilena para cerrar el marcador. Marcelo estuvo cerca, pero su disparo se encontró con el cuerpo de un defensa. Es lo único que le faltó en un día con partido, sanción y renovación, que hoy se pone de largo en el palco de honor.

Red de Blogs

Otro blogs