Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía

    RDyO

Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 22 diciembre 2014
04:50
Actualizado a las 

La Razón

La «tercera vía» de los combustibles

  • 1

MADRID- El agotamiento de los combustibles fósiles y la necesidad de reducir las emisiones contaminantes hacen del motor eléctrico el futuro del automóvil. Obama ha apostado con decisión por esta alternativa. Para ello, ha condicionado las ayudas públicas a los grandes fabricantes estadounidenses a que se reestructuren para reorientar su producción hacia los vehículos eléctricos. Pero mientras llega el día en que lo habitual sea repostar conectando el coche a un enchufe de la luz, el sector busca soluciones, aunque para Repsol y algunos fabricantes no ha lugar. Lo que hay que hacer, dicen, es fomentar el uso de un carburante ya disponible que es más barato y ecológico que la gasolina y que, además, cuida del vehículo: el autogas. El GLP -Gas Licuado de Petróleo- es una mezcla de butano y propano que se usa desde hace años en vehículos. Tras la gasolina y el gasóleo, es el tercer combustible más usado, con más de 13 millones de vehículos en todo el mundo, siete de ellos en Europa. Su funcionamiento es sencillo. Los automóviles dotados de esta tecnología llevan dos motores, uno normal y otro de autogas, que se activan indistintamente pulsando un botón y que lo dotan de una autonomía total conjunta de entre 1.400 y 1.500 kilómetros. Para sus defensores, el autogas ofrece muchas ventajas. La más destacada, que el mercado ya ha probado su eficacia. A ello, añaden, se suma que es más ecológico y económico que la gasolina. El GLP emite un 15% menos de CO2 que éstos y entre un 70 y un 90% menos de óxidos de nitrógeno. Además, cuesta la mitad que la gasolina y permite un ahorro medio de tres euros a los 100 kilómetros frente a sus competidores sin perder prestaciones. Un motor de gasolina de 105 caballos alcanza los 175 km/h, por los 172 km/h de uno de autogas de 99 caballos. Pese a tantas teóricas ventajas, el autogas, sin embargo, apenas se ha arraigado en España. Hasta 2003, sólo podían usarlo los taxis, pero levantar la restricción no ha lanzado esta opción. Apenas 2.600 vehículos circulan con GLP, frente al millón de Italia. Repsol abrirá 20 puntos de suministro este año, que se suman a los 30 que ya tiene, y el Gobierno subvencionará con 2.000 euros la compra de un coche con autogas.

Síguenos en