Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 28 octubre 2014
09:20
Actualizado a las 

La Razón

Madrid

El estilista Daniel El-Kum se lanza al vacío tras incendiarse su casa

  • 1

«¡No te tires, no te tires!». De nada sirvieron los gritos de aliento de los vecinos. Daniel no pudo con la presión ni con el calor de las llamas y se precipitó al vacío. Eran cerca de las nueve de la noche cuando en la cuarta planta del número 37 de la calle Juan Álvarez de Mendizábal se originó un incendio. Las llamas se extendieron de forma muy rápida y pronto en la vivienda el calor se hizo insoportable. Daniel salió desnudo al balcón buscando un poco de aire. Los vecinos, asomados muchos a la ventana, intentaban calmarle. «Túmbate en el balcón», le decía Adrián, el dueño de un hostal en la ventana de enfrente de la de Daniel. «Durante varios minutos me hizo caso. Yo le decía que se calmase, que ya llegaban los bomberos, pero no pudo aguantar», cuenta todavía nervioso. Su mujer, Amparo estaba en la calle cuando empezó todo y, cuando volvía a su casa escuchó un golpe seco en el suelo. Porque Daniel tiró primero a su perro por la ventana con el afán de salvarle, «aunque parecía que ya estaba muerto», dice.


Los bomberos llegaron al lugar pasado un tiempo, y cuando estaban desplegando la escalinata para rescatarle, la víctima no aguantó más y se lanzó al vacío. Según los vecinos, Daniel, llevaba poco tiempo instalado en ese piso y desde su llegada era frecuente que tuviese altercados a altas horas de la madrugada. «Hace cuatro días tuvo que venir la Policía a las cuatro de la mañana porque decía que su casa se quemaba. Mire el cable, está ardiendo», le decía al agente en su casa (se oye todo de un balcón a otro), «pero no había fuego ni nada. También en otra ocasión, desnudo, salió a la ventana y gritaba que se quemaba», explican. Todo indica que Daniel sufría algún tipo de alteración mental. En cualquier caso, la madre del fallecido acudió al lugar de los hechos pasadas dos horas, le habían comunicado la noticia y un psicólogo intentaba calmarla, una amiga del fallecido confirmaba los problemas de Daniel también en el lugar de los hechos. «Yo ya lo dije, afirmaba Amparo, que este edificio acababa en llamas».

Vídeos

  • 1