Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
22:56
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Más respaldo al entorno laboral social y familiar de la mujer maltratada

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
valladolid- El Gobierno popular de Juan Vicente Herrera ultima una ambiciosa normativa autonómica contra la violencia de género. Una ley necesaria, que aún debe debatirse en las Cortes de Castilla y León, pero que garantizará la atención integral a la mujer víctima de malos tratos, ya que, entre otras cosas, ampliará su respaldo a su ámbito laboral , social y familiar. La norma se ocupará especialmente de los hijos y personas mayores dependientes de la víctima que vivan con ella. Además, la ley incidirá en la formación y en la prevención, como aspectos fundamentales y primordiales para sentar las bases de lo que será la lucha contra la violencia doméstica y machista en los próximos años en esta Comunidad. En 2007 murieron 71 mujeres en toda España a manos de sus cónyuges, parejas o exparejas. El pasado año fueron 84, seis de ellas en nuestra Comunidad, y este año la cifra se acerca ya a la treintena y estamos en el ecuador del año. Son datos que ponen los pelos de punta al más pintado, y pese a las distintas leyes estatales y regionales existentes en cada una de las regiones de la España autonómica, lo cierto es que el problema de la violencia machista sigue ahí, muy presente en la sociedad. Además, cabe señalar que un tercio de estas mujeres asesinadas por sus maridos o exparejas son inmigrantes, lo que agrava aún más la realidad social de estas mujeres, donde aparecen otros problemas como desarraigo, exclusión social, diferencias culturales, idioma y problemas burocráticos, que entorpecen las intervenciones tanto en el ámbito de la prevención como de la intervención. Por este motivo, la Junta de Castilla y León, a través de su Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, está impulsando el desarrollo de la normativa, que espera poder ver la luz antes de que finalice este año, y en la que han colaborado más de medio centenar de colectivos y asociaciones de nuestra Comunidad, que han presentado sus alegaciones y propuestas para enriquecer la ley. La normativa potenciará los recursos asistenciales para mejorar la atención de estas mujeres y sus familiares a cargo, a través de una mayor cualificación de los profesionales que están en contacto directo con las maltratadas. La normativa obligará a los poderes públicos a dar una respuesta y actuar ante este problema. Prevenir mejor que curar Siempre se ha dicho que es mejor prevenir que curar, aunque el refranero popular castellano también alerta de que a veces es peor el remedio que la enfermedad. Pero lo cierto es que la futura ley incidirá en la prevención, a través de medidas de formación en el ámbito educativo, laboral y sanitario en las que intervendrán todas aquellas personas y profesionales que intervienen con las mujeres maltratadas de forma directa cuando ocurre un caso de malos tratos o de forma indirecta también. De todas formas, cabe recordar que la Junta ya trabaja en distintos proyectos en materia de formación. Entre ellos, recientemente se ha firmado un acuerdo por el que 120 mujeres víctimas de la violencia machista recibirá formación laboral en el sector de la Hostelería. El objetivo es lograr la inserción laboral y que estas mujeres puedan rehacer su vida a través de su independencia económica. Asimismo, 360 guardias civiles recibirán formación este año en toda la Comunidad en la lucha contra la violencia de género para que tengan más y mejor conocimiento de la situación y de los recursos a su alcance y puedan, de esta forma, actuar en consecuencia. Finalmente, cabe señalar que la normativa incidirá en la sensibilización, y se seguirán desarrollando campañas informativas en medios de comunicación para dar a conocer a todo el mundo el problema dando a entender que el problema afecta a todos.

Vídeos

  • 1