Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 31 agosto 2014
15:17
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Ascender y descender

  • 1

Estamos en la mejor liga del mundo», repetían una y otra vez los comentaristas deportivos el pasado sábado día 8. Y todo porque hasta la última jornada «nada estará decidido». A las 9 de la tarde se paralizó el país; las televisiones nos metían en todos los campos, se entremezclaban esperanzas, temores, llantos y risas conforme el balón iba entrando en la red aquí o allá. Parecía como si no hubiera nada más, ni crisis, ni familia, ni futuro, ni exámenes… Curiosamente hoy es el día de la Ascensión, y cuando vean la luz estas líneas, todavía estará por decidir «lo más importante»: los descensos a segunda, los ascensos a primera, los ascensos a la gloria -la champions-, el campeón, etc.
Pero es más profunda la cuestión, porque todos experimentamos cotidianamente una permanente obsesión: «ascender». Todos queremos permanecer en la élite de los privilegiados y poder ascender en el escalafón de la sociedad por tener dinero, por la imagen o por influencia social, y si no lo logramos nos sentimos frustrados.
La vida de Jesucristo en la tierra no fue por aquí. Su vida fue un «servicio» al hombre en obediencia al plan salvador de Dios. Según lo anunciado por los profetas el Mesías había de morir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y esa victoria de sobre la muerte lleva consigo su exaltación a la gloria por obra del Padre.La Ascensión de Jesucristo a los cielos es la culminación de la Pascua; sólo falta la llegada del Paráclito, del Espíritu de la Verdad. Se trata de un único misterio. Jesús, que no hizo ascos a la naturaleza humana, sino que pasó por el mundo como uno de tantos, sometido incluso a la muerte y muerte de cruz, es exaltado hasta sentarse a la derecha del Padre. ¡Qué magnífica síntesis de lo nuclear del mensaje cristiano nos ofrece San Pablo en el segundo capítulo de su carta a los Filipenses!
Creo que el mejor comentario a esta fiesta nos lo ofrece hoy el mismo apóstol en la segunda lectura (Efesios 1, 17-23). ¿Por qué no la releemos, pausada y gozosamente? Y luego os invito a repetir durante todo el día la siguiente oración: «Cristo, tú que por amor descendiste hasta nosotros, haz que nosotros, por amor, ascendamos hasta ti». Para ascender es necesario descender antes. Jesucristo nos ha dado ejemplo con su anonadamiento, y la Virgen María lo explicó con absoluta claridad en el Magnificat. La ambición cristiana debería consistir en ascender en santidad, porque al mismo tiempo descendemos en humildad.
La misión de los apóstoles es la misión de la Iglesia, es la nuestra: anunciar a todo hombre su destino de trascendencia, elevar su espíritu, y mostrarle que el cielo está abierto, que el Amor de Dios en él es más fuerte que toda situación de muerte y dolor, que puede haber nubarrones que lo oculten, pero que existe el cielo.


*Capellán de la UCAM

Vídeos

  • 1