Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 01 octubre 2014
22:17
Actualizado a las 

La Razón

Coyuntura

El Ejecutivo prepara una subida del impuesto mínimo del tabaco

  • Hace ahora un año, el Gobierno subió la fiscalidad del tabaco y la gasolina. Ahora la escena puede repetirse.
     

  • 1
El Ejecutivo prepara una subida del impuesto mínimo del tabaco
El Ejecutivo prepara una subida del impuesto mínimo del tabaco Efe

En plena fase de subida de precios por parte de las compañías tabaqueras, el Gobierno ha empezado a preparar una subida del impuesto mínimo que grava las labores del tabaco, según ha podido saber LA RAZÓN. El aumento que se baraja podría llevar esta figura impositiva, creada en 2006 para impedir la proliferación de marcas baratas en el mercado español, desde los actuales 91,3 euros por cada mil cigarrillos  hasta los 107 euros, lo que supondría una variación del 17,22%. La repercusión sobre el precio de venta al público podría situarse entre 0,25 y 0,30 euros por cajetilla, sólo para las marcas baratas, toda vez que las marcas más vendidas y llamadas «premium» tienen ya una fiscalidad superior.


El impuesto mínimo sobre las labores del tabaco fue creado en febrero de 2006, después de una «guerra de precios» llevada a cabo por los entonces cinco grandes fabricantes de cigarrillo del mundo (Philip Morris, JTI, BAT, Altadis e Imperial Tobacco), que quisieron poner freno con su política de precios a la baja con las marcas «low cost», que habían llegado a copar el 60% del mercado. La revisión al alza del impuesto mínimo es una de las demandas de los principales fabricantes de cigarrillos en España, aunque desde su creación sólo se ha producido en dos ocasiones, una en noviembre de 2006 (de 55 a 70 euros por cada mil cigarrillos), que puso fin a la «guerra de precios», y otra en junio de 2009, que elevó la cifra desde 70 a 91,3 euros.


Fuentes del sector consideran que el impuesto mínimo se ha mostrado como una herramienta adecuada para alcanzar los objetivos recaudatorios del Gobierno, como lo prueba el hecho de que el pasado año fue la única figura impositivo que recaudó más que el año anterior, a pesar de la crisis y la caída del consumo.


De acuerdo con los Presupuestos Generales del Estado para el presente año, el tabaco ingresará en las arcas públicas 8.489 millones de euros, casi un 40% de la recaudación prevista por todos los impuestos especiales (21.441 millones) que gravan la venta de gasolinas y gasóleos, alcohol, cerveza... En 2007, el Estado recaudó 6.422 millones de euros, el 33% del total.


Más barato que en Europa
A pesar de las distintas subidas impositivas y de precios de venta al público que se han producido en los últimos años, España es junto con Grecia el país europeo donde más barato cuesta una cajetilla de tabaco. Mientras que en España, hasta la subida de precios de estos días, la cajetilla más demandada costaba 3,25 euros, en Europa no baja como media de los 4,65 euros. Las marcas más baratas se pueden encontrar en torno a los 2,8 euros, por lo que una subida del impuesto mínimo podría colocar el umbral de acceso al tabaco por encima de 3 euros/cajetilla, además de reportar a Hacienda unos pingües beneficios, cercanos a los 1.000 millones de euros.
Tras la subida de los precios de las principales marcas de Altadis (Fortuna, Nobel y Ducados) y Philip Morris (Marlboro, Chesterfield y L&M), los consumidores esperan un incremento de las labores de BAT (Lucky Strike) y JTI (Camel y Winston).
 

Vídeos

  • 1