Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 12 abril 2014
19:39
Actualizado a las 

La Razón

Medicina y Sanidad

Cirugía laparoscópica para el cáncer de colon y la obesidad grave

  • La técnica puede minimizar algunas de las  complicaciones de la cirugía convencional. Las intervenciones son menos agresivas, acortan la estancia hospitalaria y la recuperación del paciente

     

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Cirugía laparoscópica para el cáncer de colon y la obesidad grave
Cirugía laparoscópica para el cáncer de colon y la obesidad grave

Gracias a los avances tecnológicos la mayoría de las cirugías clásicas se pueden realizar por cirugía mínimamente invasiva, como es el caso de la laparoscopia, que permite intervenir trabajando a través de pequeños orificios por donde se introduce una cámara y el instrumental necesario para operar. Así lo señala el doctor  José Villacorta, Jefe de la Unidad de Cirugía General, Digestiva y Laparoscópica del Hospital Ruber Internacional.
Esta técnica requiere una alta cualificación por parte de los cirujanos y  una excelente dotación tecnológica de los Servicios.
La técnica quirúrgica que se realiza en el  interior del organismo es la misma que en la cirugía convencional. En la laparoscopia, al ser las incisiones mucho más pequeñas, el dolor es menor, la movilización respiratoria y la deambulación se realiza más fácilmente, se producen menos adherencias al manipular menos los tejidos, disminuye la frecuencia de hernias de las cicatrices (eventraciones), etc.
La experiencia con técnicas laparoscópicas ha aumentado de tal manera que "en este momento  la mayoría de las cirugías clásicas se pueden realizar por este método: pancreatectomías, resecciones intestinales, de colón, de bazo, etc. Hoy nos planteamos como obligación las más comunes: vesícula biliar, hernia hiatal, apendicitis", explica el doctor Villacorta.
Dos de las enfermedades que más se están beneficiando de esta técnica es el cáncer de colon y la obesidad grave. "La supervivencia en el cáncer de colon no se ha demostrado que sea diferente en cirugía laparoscópica frente a la clásica, lo cual es lógico dado que la extirpación tumoral y ganglios linfáticos, márgenes libres, etc. son iguales. Lo que sí parece claro es que hay menos complicaciones postoperatorias", comenta el doctor.
En el cáncer de colon –afirma Villacorta-, "lo importante es retirar el tumor con los ganglios linfáticos correspondientes y si esto se puede hacer de una manera menos agresiva, la indicación de la laparoscopia está clara. Cada caso debe de individualizarse acorde, sobre todo, con el tamaño del tumor, ya que éste debe de extraerse del abdomen por una incisión adecuada a la pieza extirpada". Hoy en día está en desarrollo la extracción por orificios naturales (sobre todo vagina), con lo cual las cicatrices visibles disminuyen.
El cáncer de colon es de los más frecuentes y su prevalencia parece aumentar. Es el primero en el varón y el segundo, después del cáncer de mama, en la mujer. Debido a esta alta frecuencia es importante su diagnóstico precoz ya que es curable en un alto porcentaje de casos, dependiendo del estadio en que se halle. Señala este experto que la colonoscopia es fundamental dependiendo de la historia familiar y la edad del paciente. "El síntoma que más nos alarma es el cambio del ritmo intestinal sin causa justificada".

La obesidad reduce la esperanza de vida
La obesidad es una enfermedad que cada vez abarca a un porcentaje más alto de la población. Aunque la obesidad grave en un principio se tolera más o menos bien de joven, "con el tiempo aparece fatiga de materiales: desgaste articular, hipertensión, diabetes,… de tal manera que consideramos un acortamiento de la vida media bastante importante en este grupo de pacientes", afirma el Dr. Villacorta.
 La cirugía se suele indicar cuando ha fracasado el resto de los tratamientos médicos. Existe una gama muy amplia de técnicas quirúrgicas, lo cual demuestra que no hay una ideal ni un consenso científico. "Cada cirujano con experiencia suele hacer, además, modificaciones técnicas propias. La cirugía en la obesidad pretende en esencia dar saciedad al paciente (disminución de la cavidad gástrica) o impedir que lo que ingiera el individuo le alimente (intestino corto, derivaciones). Muchas veces combinamos ambos objetivos. Como siempre en medicina cada paciente debe ser individualizado según las características de personalidad y de su entorno".
Señala el doctor Villacorta que después de la intervención es necesario seguir unos controles, "hay que tener en cuenta que la pérdida de peso que se produce suele llevar añadido pérdida de vitaminas y de ciertos elementos que es fundamental controlar".
A estas alturas ya nadie duda de las ventajas de la laparoscopia en este tipo de paciente de alto riesgo: se moviliza antes, respira con más amplitud, etc., y hay una consecuente disminución de trombosis,  neumonías y embolismo pulmonar.
Explica el doctor José Villacorta que dentro de las diversas técnicas laparoscópicas, la colocación de bandas gástricas es la más sencilla y la que arrastra menos complicaciones inmediatas. La estancia hospitalaria suele ser de 24 horas o, a veces, ambulatoria. Es necesaria anestesia general y practicar una serie de pequeñas incisiones abdominales.
 

Vídeos

  • 1