Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
07:00
Actualizado a las 

La Razón

Gente

Radiografía del beso de España

  • Fue el mejor colofón a la fiesta. Casillas no lo pudo evitar. Cuando la periodista Sara Carbonero le preguntó a quién le dedicaba el triunfo, el capitán español le plantó un beso en la boca de esos de película. Y que se entere toda España.

  • 1

Con permiso del gol de Iniesta, es el vídeo más descargado de Youtube, el más comentado en la calle, el más celebrado entre los aficionados, el que más vueltas ha dado alrededor del planeta... Lo que hace un beso.  En apenas doce horas, más de medio millón de reproducciones en internet. Y Sara Carbonero, desconcertada. Así dejó el capitán de la selección española a su novia cuando ésta le entrevistaba en la zona mixta poco después de que Íker Casillas levantara la Copa del Mundo en Suráfrica. Al menos, así lo cree la sinergóloga María José Arlandis, especialista en el estudio del lenguaje corporal no consciente, que ha analizado para LA RAZÓN el beso de España de principio a fin.

«Cuando comienza la entrevista Íker está visiblemente emocionado. Es más, hay un acercamiento mayor de lo habitual con los hombros y la cabeza. Si alguien no estuviera al corriente de que son pareja, pensaría que él está interesado en ella», comenta Arlandis, que sin embargo aprecia que la reportera «permanece recta, en su posición, intentando mantenerse en el plano profesional y no dejarse contagiar por la alegría de Íker». Desde el primer instante de la entrevista en directo, en los movimientos del portero prima su lado izquierdo, que se ve tanto en sus manos y sus ojos como en la cabeza ladeada. «La mira con la parte izquierda de su rostro, lo que delata una gran sintonía, cercanía y buena unión de la pareja», sentencia la experta en comunicación no verbal.

Y es que el mostoleño ha dejado de controlar la escena de forma voluntaria, se ha abandonado a sus sentimientos y está entregado a una emoción positiva y a la espontaneidad. Atrás ha quedado un mes completo de tensiones en el que no sólo ha tenido que darlo todo como deportista, sino que además ha soportado una presión añadida desde que el diario británico «The Times» cuestionara su profesionalidad por la presencia de Carbonero en el Mundial.

Pero todo eso estaba ya olvidado en el momento del encuentro televisivo con su novia y cuando comienza a dar las gracias. «Al hacer referencia a sus padres se le nota ilusionado, pero al recordar a su hermano, parece que la voz se le entrecorta e incluso saca la lengua», aclara Arlandis.

Gesto de profesionalidad

En ese momento, Carbonero, en un gesto de profesionalidad, evita ahondar en asuntos personales y busca retomar la entrevista preguntándole por el partido. Pero él ni la escucha. Continúa con su ronda de agradecimientos: «A mis amigos y a ti». Y, entonces, llega el beso. «Una vez más, la parte izquierda domina en el futbolista que es la que se utiliza para dar los besos más sentidos. Por sus movimientos y su actitud, está claro que es sincero, nacido del alma, amor auténtico y pasión», relata la directora de Estudios Superiores de Sinergología.

Ante tal entrega, la primera reacción de Carbonero es la sorpresa. «A él le da igual todo, es su momento, pero a ella no, porque quizá en esa retransmisión se estaba jugando mucho.

Personalmente, aprecia la actitud de su novio, pero ella intenta permanecer en su plano profesional y aguantar el tipo. Esto se descubre en el gesto asimétrico que hace con la boca, levanta la cabeza y, sobre todo, porque se aparta de él», señala la especialista, que justifica cada uno de las reacciones de la periodista.

Imposible resistirse

«Es imposible guardar las formas ante un beso así, aunque lo intentes como lo hizo ella. No puedes hacer nada. El problema es que Sara está muy concienciada en que tiene que cumplir con su deber, de ahí que dé muestras de malestar y de vergüenza cuando baja la cabeza y aparta los ojos de la cámara. Incluso cambia el micrófono de mano y se toca la cara con la mano hacia fuera, en un nuevo intento de distanciarse». De ahí también su repentina petición de ayuda a J.J. Santos para devolver la conexión. «Es un encanto de hombre. Ha dado dos pistas claves sobre su personalidad en esta escena: es auténtico y emotivo», insiste Arlandis, que hace hincapié en un último detalle que ha pasado desapercibida: «Cuando Íker se va, la coge del cuello, a pesar de que su cabeza ha cambiado de dirección, como queriendo prolongar ese momento de intimidad mucho más y diciendo con su mano: ‘‘Tú estás ahí y yo aquí, te quiero y seguimos adelante con lo nuestro''». Ante este derroche de cariño, ¿qué desvela de su relación? «Él da todas las pistas: la relación va viento en popa. Los dos están muy enamorados, aunque Sara no quiere que se le note».




Juntos en la vuelta a casa

La pareja compartió asiento en el avión que les devolvía a España y pese a que ocuparon la parte de atrás de la cabina para intentar mantenerse en un segundo plano a lo largo de toda la noche que duró el vuelo, los jugadores de la selección llegaron hasta ellos para gastarles una broma. Pepe Reina, Villa, Xavi y Sergio Ramos se acercaron a la pareja y dedicaron a la reportera la canción «Píntame», de Elvis Costelo, que consiguió sonrojarla. Una vez desembarcaron en Madrid, Carbonero salió sola del avión arrastrando su maleta y se escabulló entre los pasajeros para dejar el protagonismo al capitán y al resto de sus compañeros.

Vídeos

  • 1