Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 21 octubre 2014
09:32
Actualizado a las 

La Razón

Pacientes

Uralita pagará casi 4 millones de euros a afectados por amianto

  • Una sentencia pionera condena a Uralita a indemnizar a 45 vecinos de una se sus fábricas.

  • 1

Un juzgado de Madrid ha condenado a Uralita a indemnizar con 3.918.594,64 millones de euros a medio centenar de vecinos de Cerdanyola y Ripollet (Barcelona) por los daños derivados de la exposición al polvo de amianto generado por la fábrica que la empresa tenía entre ambas localidades.
      

La sentencia es pionera en España, ya que se trata de la primera vez que los demandantes no son empleados de la fábrica, sino 45 vecinos que vivían en sus inmediaciones y que, según la resolución judicial, sufren enfermedades que son producto del contacto que han mantenido diariamente con el amianto que utilizaba Uralita para fabricar sus materiales.
      

El Juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid ha considerado que "es claro" que la causa de los padecimientos de los demandantes, o de sus familiares fallecidos, es la actividad industrial realizada desde 1907 en la factoría de Uralita situada entre Cerdanyola y Ripollet, municipios donde han residido durante décadas los afectados.
      

Según la sentencia, los medios de transmisión que han causado las enfermedades de los demandantes abarcan desde las emisiones de la fábrica en forma de polvo de amianto, la manipulación de las ropas de los trabajadores por parte de sus familiares en sus domicilios y la contaminación derivada de la degradación de residuos derivados de la propia actividad industrial.
      

"Incluida la que probablemente fuera provocada a consecuencia del esparcimiento que durante muchos años se realizaba por los operarios de la propia empresa por las zonas urbanas de ambos municipios, ciertamente con la aquiescencia, incluso complacencia, de la propia población y de las autoridades", añade.
      

Durante el juicio, que quedó visto para sentencia el pasado 17 de junio, los demandantes reclamaron una indemnización de 5,6 millones, insistiendo en que la empresa "esparció por todas las calles" de esas dos localidades "trozos de asbesto" y "polvo de amianto", y que no tomó ninguna medida de precaución al saber que dicho material era perjudicial para la salud.
      

La sentencia indica que dicha actividad que la factoría llevaba a cabo, "al parecer, para suplir, de forma cómoda y barata, la falta de asfaltado de las calles", denota "al menos un punto de imprudencia, en cuanto ya era innegable la conciencia social en el mundo del riesgo que implicaba para la salud la utilización del amianto", prohibido en España en 2002.
      

"Ello viene a ser muestra de cómo una práctica dirigida en principio a paliar el subdesarrollo o la falta de infraestructuras de algunas zonas de España en la segunda mitad del siglo pasado, se ha vuelto con el tiempo en contra de la población que durante años ha visto resurgir su economía gracias a una actividad industrial boyante", argumenta la resolución notificada el pasado 5 de julio.
      

No obstante, también concluye que "dicha realidad no puede eximir a la empresa que la realizaba, incluso aunque se hubiese ajustado a la normativa vigente, (...), de las graves consecuencias que ha producido para la salud pública".
      

En consecuencia, condena a Uralita a pagar más de 3,9 millones de euros a los 45 vecinos de Cerdanyola del Vallès y Ripollet que demandaron a la empresa, y que recibirán indemnizaciones de entre 43.079 y más de 400.000 euros, según los casos, por las lesiones que sufren en el aparato respiratorio, que en ocasiones han conducido al fallecimiento, y por daños morales.
      

En este sentido, la sentencia concluye que "quienes han resultado afectados por el contacto con el asbesto, de alguna manera, por mínima que sea, han sufrido una agresión en su organismo, que debe ser indemnizada", por lo que considera que es procedente la indemnización, no sólo por daños físicos, sino también morales, a los afectados.

Vídeos

  • 1