Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 28 noviembre 2014
03:49
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Herrera advierte que «los recortes no son más que la punta del iceberg»

  • El jefe del Ejecutivo autonómico considera que no se puede castigar a los castellanos y leoneses por apoyar al PP.

  • 1
El presidente Herrera visita la empresa burgalesa Riventi, antes valoró los recortes del ministro José Blanco
El presidente Herrera visita la empresa burgalesa Riventi, antes valoró los recortes del ministro José Blanco

Burgos- El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ya no aguanta más las «tomaduras de pelo» del Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero. La gota que ha colmado el vaso son los recortes en infraestructuras que han vuelto a tener a nuestra Comunidad como la gran pagana. Además, esto no se queda aquí. El jefe del Ejecutivo autonómico avisa de que las medidas anunciadas por el ministro de Fomento, José Blanco, «no son más que la punta del iceberg» de lo que puede estar por venir. Y es que, según se puede sacar de las declaraciones de Herrera las paralizaciones van a continuar y van a seguir afectando a las familias y a los empleados de la Región, con la que está cayendo.
Juan Vicente Herrera consideró, durante una visita en Burgos a las instalaciones de la empresa Riventi, que con el paso de los meses se producirá una reprogramación de las infraestructuras. Por este motivo, demandó al Estado que detalle cuáles serán los plazos y los planes que se puedan ver afectados y se explique a la Junta los cambios que se han estudiado, que son «una tomadura de pelo».
Fue más allá al decir que la decisión de José Blanco «no contempla la continuación de las obras, sino que se centra en una paralización y anulación de los trabajos comenzados, bajo el argumento de que no son realmente necesarios».
Además, el presidente mostró su desacuerdo con el ministro de Fomento al entender que «Castilla y León no tiene una demanda insaciable de infraestructuras, sino un retraso objetivo con el resto de nuestro país».
En este sentido, indicó que los recortes en el caso de Burgos afectará al desarrollo de la circunvalación de la capital y a la variante de la autovía A-11 en el municipio de Aranda de Duero es «una locura», que hace entender a Herrera que «Castilla y León no es una pieza apetecible para el Partido Socialista». «No nos pueden castigar por venir apoyando al Partido Popular», añadió.
En esta misma línea, el secretario regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco, pidió al líder de la oposición, Óscar López, que deje de «aplaudir» a José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso de los Diputados, teniendo en cuenta que Castilla y León ha sido la comunidad autónoma «más perjudicada».
Asimismo, explicó que «hay que pedir a López que deje de inaugurar piscinas y que hoy mismo deje de esconderse y que dé la cara, que sea valiente, que afronte a los castellanos y leoneses cuál es la realidad en materia de infraestructuras, y sobre todo que defienda los intereses de los ciudadanos».
Fernández Mañueco subrayó que el líder socialista debería pedir «la destitución» del ministro de Fomento por el «ultraje cometido con la Región». «Ni Óscar López ni los dirigentes del PSOE de Castilla y León o de cada una de las provincias puede ser cómplice de Rodríguez Zapatero, tienen que romper con el presidente y con Pepiño Blanco», reiteró.
Por su parte, el delegado del Gobierno de España en Castilla y León, Miguel Alejo, defendió, en su postura normal, las decisiones del Ejecutivo central, y recordó que de las 80 obras de presupuesto superior al millón de euros, «sólo se han rescindido cuatro», puesto que las relativas al ferrocarril pasarán a ser ejecutadas a través del sistema de colaboración público privada. Así, indicó que la inversión del Gobierno de España ha supuesto en nuestra Comunidad la creación de 190.000 empleos directos desde hace cinco años.
Apuesta por la I+D+i
Por otra parte, Juan Vicente Herrera destacó, durante la inauguración de las nuevas instalaciones de la empresa burgalesa Fachadas Riventi, que la competitividad es un elemento «clave» para afrontar la actual crisis económica.
El presidente de Castilla y León resaltó que en una situación como la que está viviendo el conjunto nacional es necesario apostar por fórmulas que fomenten la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i).


Las obras suprimidas afectarán a miles de puestos de trabajo
Las siete obras suprimidas en Castilla y León por el recorte presupuestario del Ministerio de Fomento afectarán a 7.100 empleos, de los que 3.363 se perderán en los cuatro proyectos de carreteras paralizados, y 3.797 en los tres tramos ferroviarios. Las obras en carreteras son la autovía A-11, en el tramo de la variante de Aranda de Duero (Burgos), en la que se suprimen 38 millones pendientes de ejecutar; la circunvalación de Burgos, entre Villalbilla de Burgos a Quintanadueñas, con 55 millones; y la autovía A-73, de Pedrosa de Valdelucio a Báscones de Valdivia, con un presupuesto de 38 millones. También en esta infraestructura se encuentra el tramo que va de esta última localidad a Aguilar de Campoo (Palencia), con 37 millones de adjudicación no realizados. Además, en Castilla y León los afectados por el recorte son tres tramos del AVE entre Palencia y Santander que discurren entre la capital palentina y el municipio de Amusco (adjudicado en 59 millones), entre Amusco y Marcilla de Campos (66 millones) y entre Marcilla de Campos y Villaprovedo (65 millones). Esta medida supondrá «un grave perjuicio» para el sector de la construcción e incrementará las dificultades en las que están muchos empresas.

Vídeos

  • 1