Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
07:08
Actualizado a las 

La Razón

Europa

«Cameron es un político que hace bromas cuando está relajado»

  • «Los medios influyen, pero no definen la campaña electoral», asegura

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
«Cameron es un político que hace bromas cuando está relajado»
«Cameron es un político que hace bromas cuando está relajado»

LONDRES- Desde el primer momento uno se da cuenta de que Samuel Coates es una persona con habilidades sociales innatas. Atento, paciente, con conversación interesante y respuesta para todo. Sólo hay un tema que le vuelve extremadamente reservado, su edad. Cuesta sacarle su año de nacimiento y mucho más el mes y el día. LA RAZÓN consiguió el reto, pero según lo pactado, la fecha exacta de su cumpleaños no saldrá a la luz. Al fin y al cabo, nadie mejor que él sabe lo que supone exponer todos los detalles personales en la red. Y es que con sólo 24 años ha coordinado la campaña online de los «tories».

–Con «veintipocos» años la gente está tomando pintas en el pub, pero en su caso se le ocurre empezar a escribir de política… y encima del Partido Conservador, y en el Liverpool.
–Sí, creo que fui el primer conservador al que conocí en Liverpool. Por mi naturaleza siempre he sido una persona muy involucrada con la justicia y los problemas sociales. Desde muy pequeño me interesé por la política y poco a poco me fui identificando con los conservadores,  porque creo que la sociedad es lo que estructura todo.

–Al final acabó convirtiendo su pasión en un trabajo a tiempo completo como blogger de la mano de Tim Montgomerie.
–En ConservativeHome aprendí muchísimo de él y de mis compañeros. El blog es como un niño pequeño que necesita de cuidados 24 horas. Continuamente tienes que actualizar la información. Recuerdo un día que iba con David Cameron en el tren y era muy curioso porque estaba todo el rato mirando el teléfono. Hasta que me di cuenta de que estaba leyendo todo a la que vez que lo publicaba.

–¿Cómo es David Cameron en las distancias cortas?
–Desde el primer momento me impresionaron mucho sus cualidades personales. Es muy bueno con todo lo que conlleva el día a día de un político. Es estricto y a la vez muy eficiente. Por eso le da tiempo de preocuparse de otras cosas como estar con la familia y dormir para estar fresco al día siguiente. Además, tiene muy buen sentido del humor. Cuando está relajado hace bromas.

– ¿En los momentos de tensión se le escapan cosas como «qué mujer más intolerante» pensando que tiene el micrófono cerrado como le pasó a Gordon Brown?
–Definitivamente no. Además, los que trabajaban con Brown en ese momento estaban contentos de que no hubiera dicho algo peor.

–Con sólo 21 años el Partido Conservador le ficha para escribir los discursos de Cameron. ¿Cómo?
–Uno de los que escribía los discursos dejó el puesto y me propuso. En principio me dieron cinco minutos, pero fui pasando las entrevistas y no sé cómo, pero logré el trabajo.

– ¿Cómo vivió todo aquello?
–Disfruté muchísimo. Por primera vez estaba involucrado con la gente que tomaba las decisiones. Hacer discursos conlleva pasar mucho tiempo con el líder. Tienes que ser muy meticuloso, intentar ponerte en su cabeza.

–¿Las bromas en el discurso de un político son más un riesgo que un oportunidad?
–Digamos que es muy difícil hacerlas bien. Cameron a veces empezaba los discursos con una broma. Es una manera de hacer llegar el mensaje, pero es una cosa seria porque los primeros diez segundos declaran las intenciones del hablante. Hay muchos que tardan en dar el mensaje y eso no es bueno porque lo difuminan.

–Muchos líderes empezaron escribiendo discursos para otros políticos. ¿Se ve algún día leyendo lo que le hayan redactado otros?
–Es una cosa que no me he planteado. Creo que hay varias maneras de tener influencia y no todas pasan por la política. Convertirte en un político conlleva un proceso largo. A lo mejor en un futuro me canso de la política.

–¿Qué opina de que la gente le vea como el «Chris Hughes británico»? Él llevó a Obama a la Casa Blanca...
–Fue Cameron quien consiguió llegar a Downing Street. Y segundo, yo creo que soy muy diferente a Chris Hughes. ¡Yo ni siquiera he acabado la universidad! Se puede decir que era un amateur cuando llegó todo esto. El blog tuvo mucho éxito y de ahí salté a un nuevo campo. Mi trayectoria es muy poco convencional, pero creo que las personas que tienen éxito son las que han empezado a hacer las cosas distintas desde jóvenes.


Devoción por la política
Desde la escuela Secundaria su vida ha estado vinculada al mundo de la política y el periodismo. Trabajó para el «Liverpool Echo» y «Daily Post» antes de que Tim Montgomerie le fichara para ConservativeHome, la no menos todopoderosa web dedicada a analizar los entresijos de los «tories». No había acabado la universidad cuando la formación le contrató para escribir los discursos de David Cameron.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA