Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 23 septiembre 2014
22:23
Actualizado a las 

La Razón

Asuntos Sociales

Los expertos piden anestesia para los fetos en los abortos

  • La sedación que se administra a las pacientes no tiene efectos sobre el no nacido, que ya tiene sistema nervioso

  • 1
Los expertos piden anestesia para los fetos en los abortos
Los expertos piden anestesia para los fetos en los abortos

Madrid- Que los fetos sientan dolor a las pocas semanas de vida no es una certeza científica, pero sí es probable. Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra, asegura que no hay suficientes datos para demostrar que estas criaturas sufren cuando se practica un aborto, pero «hay indicios de que sí». Por ello, califica como «cuestión humanitaria» que los médicos anestesien a los fetos «en previsión de que sientan dolor» antes de una interrupción voluntaria del embarazo. Lo que sí está demostrado, cuenta la experta, es que «con el contacto físico, se produce un retracción del no nacido, como una reflejo», lo que podría indicar que sufre. También se ha descubierto que el desarrollo del sistema nervioso es más temprano de lo que se pensaba: las células neuronales empiezan a desarrollarse en la tercera semana.

El catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, Nicolás Jouve, asegura que la anestesia que se administra a las mujeres no tiene efectos sobre el no nacido. «Madre e hijo tienen sistemas circulatorios independientes y la sedación actúa sobre el sistema materno». Jouve explica que el feto está aislado en la bolsa amniótica desde la octava semana y que su única comunicación es el cordón umbilical, por el que no le llega esta anestesia local. Estos expertos coinciden con lo revelado por un estudio de la organización estadounidense Family Research Council, recogido en España por «La Gaceta». El informe sostiene que «el feto es sometido a un intenso dolor durante el aborto» y que «la anestesia de la madre es insuficiente para que éste no sufra».


Semana 22
López Moratalla denunció que, mientras que para experimentar con algunos animales es obligatorio anestesiarlos, no se tiene esta sensibilidad con humanos.  Además, cree que «si a partir de la semana 22 los fetos sobreviven fuera del  útero, seguro que mucho antes sienten dolor». La nueva ley autoriza el aborto hasta la semana 22 si se alega malformación del nasciturus o peligro para la salud de la mujer.

Por otro lado, la bioquímica y consultora de Bioética de la ONU Mónica López Barahona considera también que «a las nueve semanas el feto tiene receptores de dolor en la superficie de la cara, en  las palmas de las manos y en las plantas de los pies, por los que siente». Por tanto, con la aplicación de la Ley del Aborto, que permite la interrupción del embarazo hasta la semana 14, muchos fetos podrían estar sufriendo una dolorosa intervención.


Intervenciones complejas y dolorosas
Píldora abortiva: el método químico
- La píldora abortiva RU-486 –no confundir con la «del día después»–, autorizada en 1999, es un abortivo químico. Se trata de un esteroide que provoca el desprendimiento del embrión de la pared del útero, causa contracciones y facilita su expulsión.
- Se usa para provocar el aborto sólo en las ocho primeras semanas de gestación.
- Sólo se acude al centro para tomar las pastillas. A veces requiere intervención.


Aspirado (quirúrgico): el más habitual
-Este método se utiliza entre seis  y 12 semanas de gestación. Se introduce un tubo a través del cérvix de la madre, que se dilata con prostaglandinas, conectado a un aspirador, que puede ser eléctrico o manual. El aspirador destroza el cuerpo del feto mientras lo extrae. Después, con este tubo o con una cureta (cuchillo curvo de acero) se corta en pedazos la placenta y se extrae.
- El 95 por ciento de los abortos se hacen así. Cuesta entre 300 y 450 euros cada interrupción.


Legrado: embarazos avanzados
- A partir del tercer mes de embarazo, el feto –ya se puede considerar como tal a efectos médicos y legales–, está bastante formado, por lo que para acabar con su vida se utiliza el legrado, que usa un instrumento metálico que se inserta por la vagina y el útero y secciona su cuerpo hasta descuartizarlo.
- Las partes del cuerpo del feto extraídas del cuerpo de la madre se reconocen. Su precio sube hasta 1.000 o más euros, dependiendo del centro en el que se haga la intervención.


Parto inducido: abortos muy tardíos
- Cuando se ha superado la semana 26 de gestación, el feto ya puede sobrevivir fuera del seno materno, por lo que muchos médicos consideran el aborto a partir de esa fecha un infanticidio.
- La intervención consiste en sacar el feto a través del canal del parto provocando contracciones o bien por cesárea. Antes, se inyecta una solución salina que ahoga al feto o paraliza su corazón.
- El coste puede superar los 6.000 euros.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA