Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 septiembre 2014
00:01
Actualizado a las 

La Razón

Gente

La diplomacia del «footing»

  • Hacer deporte parece haberse convertido en una ocasión idónea para las relaciones bilaterales

  • 1

La escena es digna de verse. La foto del presidente José Luis Rodríguez Zapatero corriendo con el primer ministro británico, David Cameron, en la cumbre del G20 en Seúl. ¿Deporte o estrategia? De la imagen además ha surgido otra pregunta: ¿es la práctica del deporte también un lugar para hacer diplomacia entre líderes? Está claro que el deporte, en su versión profesional, es un ámbito perfecto para el marketing asociado a deportistas y marcas.

Bernardino Lombao, el que es desde hace 15 años entrenador personal del ex presidente José María Aznar, lo tiene muy claro: «La gente establece a través del deporte un estilo de vida y éste te identifica con otras personas». Los líderes con grandes responsabilidades necesitan liberarse física y mentalmente de sus cargas diarias». El propio Aznar lleva una disciplina que le permite «dar conferencias y cursos en Georgetown durante meses. Con salud, todo funciona mejor». Hay inequivocamente un tipo de estrategias «que se hacen en los palcos y en los gimnasios más que en los despachos. Deportes menos cansados como el golf son germen de negocio». Según el preparador, «a partir de los 40 –edad que ya superan todos los líderes políticos– hay que «trabajar mucho el tema muscular». En la propia foto de Zapatero, Bernardino declara que «he visto que el presidente no tiene cuádriceps. Este músculo es clave para levantarse y sentarse, o para entrar y salir del coche. No parece un corredor habitual». En cuanto a la indumentaria, Bernardino opina que «me parece muy bien que lleve una sudadera española, ¿qué mejor momento hay que una cumbre mundial?

La afición por hacer «footing» se ha extendido muchísimo según el ex atleta Luis Miguel Martín Berlanas. Sin embargo, explica que Zapatero «al llevar unas mallas adecuadas y el calzado, puede que haya mejorado, incluso parece que no ha engordado mucho, o sea que algo hace».


El deporte une
Con agendas tan apretadas es comprensible que les cueste encontrar un momento para hacer deporte pero «es importante para las relaciones sociales. Si compartes con alguien las mismas inquietudes en una actividad que además te permite sentirte mejor, se pueden estrechar lazos de unión», asegura Martín Berlanas. «Corriendo no puedes hablar pero en los estiramientos se estira más la lengua que los músculos. Tengo conocimiento de que en el círculo del presidente sí hay gente como el titular de Industria, Miguel Sebastián, que es corredor habitual». Según el ex atleta, el deporte como encuentro social es bastante «indicado por las connotaciones físicas y mentales». Las personas que corren juntas «establecen una afinidad que les puede servir para romper el hielo y escapar de una situación embarazosa o romper la tensión de unas negociaciones».

El director  de la publicación estarenforma.com, Marcos Flórez, recalca que «mis mejores amigos y mi mujer son compañeros de equipo». Las emociones y el esfuerzo físico hacen que se establezcan unos vínculos casi familiares. Pero también existe la frivolidad deportiva. «Hay directivos que se dedican a ir a jugar al tenis con otras empresas o clientes y se dejan ganar por negocios», asegura Flórez. Aunque en opinión del esgrimista «me parece que lo del presidente es algo esporádico, para la foto». Es posible que corriendo falte el resuello y no sea la mejor manera de intentar comunicarse con otro líder en un idioma que no es el suyo. «Quizá con el baloncesto, en el que hay más interrelación, se le diera mejor», afirma.  Aun así sigue sin verlo: «El presidente  tiene un biotipo muy raro: con los hombros encogidos y la cabeza un poco adelantada».  No existe constancia de que tenga un preparador físico profesional, ni siquiera si hace ejercicio habitualmente.


El hábito no hace al monje
Para los expertos consultados, la indumentaria deportiva del presidente ha cambiado ostensiblemente. «En el 2007 en la foto de la playa, llevaba un calzado "casual", no era el adecuado para alguien que corre habitualmente», asegura Martín Belanas. En cuanto a la sudadera de Seúl, es la del equipo olímpico que dio la Federación en Pekín 2008 pero según Marcos Flórez, ex atleta, «es la sudadera de paseo», posiblemente para luchar con el frío coreano. Aunque las mallas «sí que son adecuadas».


Corre corre...
Azanar: A sus 57 años el ex presidente practica deporte cinco días a la semana, incluyendo correr y pádel.
Putin: El ex presidente ruso  monta a caballo, practica boxeo y judo y es aficionado a la pesca.
Obama: El líder americano es gran aficionado al golf, el baloncesto y practica algo de «footing».
Sarkozy: Al presidente de Francia le gusta sobre todo correr y se ha convertido en una de las estampas más fotografiadas.

Vídeos

  • 1