Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 28 agosto 2014
11:09
Actualizado a las 

La Razón

historico

Seis escaños separan a CiU de la mayoría absoluta

  • El domingo es el día. Desde hace meses se vislumbra el cambio en Cataluña. Todo apunta a que las horas del tripartito están contadas y que, desde la próxima semana, CiU tendrá la batuta de mando y podrá elegir quién será su aliado para gobernar durante los próximos cuatro años

  • 1

Con otra variación importante: las fuerzas de centroderecha son las que más avanzan y las que mejores resultados obtienen. Es lo que se desprende de la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN, que deja datos reseñables como los entre 31 y 32 escaños que obtiene el PSC, el peor resultado de los socialistas desde las primeras elecciones al Parlamento catalán de 1980, cuando obtuvieron 33 representantes.

Pero es CiU la formación que logra hacerse con la gran mayoría de los catalanes descontentos con el tripartito en particular y con el Gobierno central de José Luis Rodríguez Zapatero, en general. Entre 60 y 62 escaños (a 6 o 8 de la mayoría absoluta) lograrían los de Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida, esto es, de 12 a 14 más que en las anteriores autonómicas de 2006. Consigue 167.244 sufragios más que entonces, la fuerza que más crece de todas y prácticamente se hace con el doble de diputados que los socialistas catalanes, el segundo partido más votado.

Es el PSC sólo uno de los miembros de un tripartito en el que todos pierden (de 70 escaños que lograron ERC,PSC e ICV en 2006 pasarían a entre 55 y 58). Los de Montilla se dejan en el camino entre 5 y 6 representantes y 186.173 votos, una caída anunciada que tiene muchas explicaciones. La más importante, el descontento: 123.000 ciudadanos que en 2006 eligieron la papeleta de los socialistas catalanes ni se acercarían al colegio electoral si se celebrasen hoy elecciones; otros 92.000 optarían por CiU, 12.000 por el PP...

Esquerra no remonta y mientras por un lado mantiene un discurso independentista que cada vez atrae a menos ciudadanos, por otro pierde apoyos. De los 21 escaños de hace cuatro años, los de Puigcercós pasarían a entre 13 y 14, dejándose más de 154.000 votos. Y es que, sus intervenciones poco acertadas y polémicas como las críticas a Andalucía de esta campaña no le están viniendo nada bien a ERC. Mientras, ICV  mantendría prácticamente intactos sus resultados. Como mucho, perdería un escaño, pasando de 12 a 11.

Mientras, los populares, partido que CiU podría llegar a tener en cuenta a la hora de formar Gobierno, mantiene esa mejora que anunciaban las encuestas desde el verano. Podría ganar de 1 a 2 escaños más sin tener en cuenta ese denominado «voto oculto», que tampoco le haría mejorar mucho más esos resultados. Su récord en esta comunidad está en 17 escaños. Eso sí, consigue arañar desde 2006 más de 2.700 sufragios.

La formación que menos varía  es Ciutadans. Los de Rivera, que se hicieron hace cuatro años con 3 escaños, se quedarían ahora con entre 2 y 3 y ganarían 160 votos nuevos respecto a los anteriores comicios. Un partido en crisis que no crece. Pero es Solidaridad Catalana por la Independencia, la formación de Laporta, la novedad y el fracaso de estos comicios, al menos a tenor de las encuestas, que no le dan ni un diputado y sólo atrae a 51.000 independentistas.

El domingo, la clave será la fidelidad y de eso pueden estar contentos tanto CiU como el PP. Los primeros mantienen al 91 por ciento y los segundos al 90. Los que más pierden son Esquerra (conserva sólo al 59 por ciento) y el PSC (retiene al 67).


Problemas reales con una mala gestión
- De nuevo, los sondeos vuelven a sacar a la luz cuál es la verdadera realidad en Cataluña. Pese a las intenciones de muchas formaciones de crear preocupaciones con el idioma o la independencia, en la calle lo que preocupa es tener trabajo y llegar a fin de mes. Así lo desvela la encuesta, destacando que al 70,3 por ciento de los catalanes, el paro le quita el sueño. Los problemas económicos preocupan, mientras, a prácticamente 1 de cada tres encuestados (34 por ciento). En tercer lugar se sitúa la inmigración, un dilema para el 26,2 por ciento. El Estatut apenas interesa al 18,1 por ciento.

- Y no les preocupa porque consideran que la situación económica en Cataluña está fatal.  El 73 por ciento, casi tres de cada cuatro, la califican como mala o muy mala. Los optimistas, por el contrario, son pocos: el 17,9 por ciento creen que la economía catalana es buena o muy buena.

- En cuanto al trabajo del tripartito, algo más de la mitad desaprueba su gestión (55,3 por ciento) y uno de cada tres (34,6) la cree buena o muy buena.


Ficha técnica
Empresa: NC Report.
Universo: españoles de 18 años y más residentes en Cataluña
Tamaño de la muestra: 1.000 entrevistas telefónicas.
Trabajo de campo:  15 al 18 de noviembre de 2010.
Nivel de confianza y error muestral: para un nivel de confianza del 95,45% (2sigmas), y para P=Q, el error el del 3,16%

Vídeos

  • 1