Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
03:53
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

«On the road» en autocaravana

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
«On the road» en autocaravana
«On the road» en autocaravana

Si eres un mitómano de la cultura americana, de la música, cine, coches, de USA, nada como la costa oeste de Estados Unidos: San Francisco, Los Ángeles, Las Vegas... Cuando llegas allí parece que ya lo conoces, de tantas pelis grabadas en tu cabeza (este hotel sale en «Casino»; esto en una escena de «Vértigo», aquellos cactus en una portada de U2...). Pero además, hay otra California, y para conocerla mejor es fundamental una «RV» (Recreative Vehicule): así llaman a las autocaravanas. En América muchas son como autobuses, pero para una familia de cinco, con una de 25 pies (9 metros) es suficiente. Con mi RV pude dormir en pleno parque de Yosemite; otra noche enfrente de los acantilados de Big Sur o en una playa de Monterey, en Long Beach... De esa manera te metes mucho más en el rollo...
Por supuesto que en 24 días hay tiempo para lo obvio: visitar San Francisco, Los Ángeles, Venice Beach, el Strip de Las Vegas... Pero la caravana es otra cosa. Haces tu vida allí, para los niños es una aventura, compras en los Wal Mart, y como no puedes correr, vas disfrutando del paisaje.
Hay sitios alucinantes, mucho más que las grandes ciudades: los viñedos de Napa Valley, el acuario de Monterey, las secuoyas gigantes de Mariposa Grove, Joshua Tree, Great Canyon (¡¡¡fundamental!!!), el desierto de Mojave, la presa Hoover, Huntington Beach... Las RV tienen los RV Camps, sus «campings», muy bien preparados, limpios y pensados también para los niños: en el ocio para los chavales todo está muy bien montado.
Además, el alquiler de la caravana es barato, la comida y la gasolina, también; las carreteras son buenas, el paisaje bestial... llega un momento que disfrutas sólo de ir sentado conduciendo, sintonizando «Classic Rock», emisora que hay en todos los estados, y tragando millas, como Kerouac... pero con la RV.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA