Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 01 octubre 2014
05:23
Actualizado a las 

La Razón

Religión

Reig Pla: «Quedarse en casa podría ser pecado de omisión»

  • El obispo responsable de temas de Familia y Vida anima a acudir a la Eucaristía del domingo en la plaza de Colón de Madrid

  • 1
Reig Pla: «Quedarse en casa podría ser pecado de omisión»
Reig Pla: «Quedarse en casa podría ser pecado de omisión» Connie G. Santos

 

MADRID– Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, lleva muchos años al frente de la Comisión Episcopal de Familia y Vida y es un veterano opositor a la ideología de género. El lunes habló de una mayor violencia doméstica en las parejas de hecho, con informes en la mano y remitiéndose a la estadística y la sociología. Se reafirma en lo dicho y anima a todo el mundo a acudir el domingo a la plaza de Colón de Madrid para la gran Eucaristía por la Familia, porque es, dice la convocatoria, «esperanza para Europa».


- Algunas asociaciones feministas piden que retire usted sus palabras sobre el mayor índice de violencia en parejas de hecho.
- Que se asomen a las estadísticas. Las pueden ver en el Instituto de Política Familiar y las hemos colgado en la web de la diócesis. Los datos son contundentes. En España hay aproximadamente 10 millones de matrimonios y un millón de parejas de hecho, y las parejas ganan en casos de violencia doméstica a los matrimonios, tanto en cifras absolutas como relativas, a veces con una diferencia de doce contra uno. ¡Ojalá desapareciera toda la violencia doméstica! Pero no escondamos la realidad como hace la ideología de género.


- Defina la ideología de género.
- Nació de los últimos coletazos del marxismo. Sustituye la lucha de clases por la lucha entre varón y mujer. Afirma que la mujer es una esclava sujeta a la maternidad. La ideología de género dice que no hay distinción natural ni complementariedad entre hombre y mujer, que todo eso son sólo rasgos culturales arbitrarios. Pero la antropología cristiana sabe que existe la masculinidad, la feminidad, la mutua donación entre hombre y mujer. Destruyendo esta realidad, destruyes las bases de Occidente.


- ¿Qué se aprende sobre la familia en el confesionario?
- Se aprenden muchas cosas de la intimidad del ser humano. El sufrimiento por una separación, por un divorcio, el dolor por abortar, la preocupación por los hijos en una familia que se rompe... todo eso sale en el confesionario.


- Háblenos de sus padres.
- Eran trabajadores del calzado en Cocentaina, Alicante. Rezaban el Rosario en casa, mi madre era de misa diaria y mi padre visitaba siempre a la Virgen del Milagro. Ellos me decían: «primero va Dios; luego, ser honrado y leal en lo que hagas». Es un patrimonio que me han dejado.


- ¿Cómo animaría a venir a la gran Eucaristía por la Familia Cristiana a un católico que piense que «estos actos masivos en la calle no sirven de nada»?
- Sí sirven. A medida que se repiten, estos actos van impregnando la sociedad. Necesitamos signos que evidencien que una cosa es la dominación cultural, o la hegemonía política del Gobierno, y otra la realidad de la mayoría de la población. Quedarse en casa podría ser pecado de omisión. Hay que manifestar el gozo de ser familia, mostrar que es posible vivir la paz esponsal o la apertura a la vida.


- ¿Y como animaría a venir a un ateo preocupado por la familia y el aborto?
- Si mira en su corazón, verá en él un deseo de encontrar un amor que se haga cargo de él. El matrimonio, el hogar, responde a ese deseo. La familia es ese lugar donde se educa el amor y la persona y se enseña la dignidad humana. Un ateo puede entender esto.


- Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal y uno de los impulsores de esta jornada, acaba de sacar un disco sobre la Virgen que pone música al pasaje del Apocalipsis en que el dragón quiere comerse a la mujer embarazada.
- Es un texto de enorme actualidad. La mujer representa a la Iglesia y el dragón al demonio, que persigue a la Iglesia. Siempre ha habido persecución. Hoy, el demonio, para destruir al ser humano, empieza atacando a la mujer, la maternidad, el matrimonio y la familia. Necesita destruir la antropología que defiende la Iglesia.


- ¿Hay relación entre la ruptura familiar y lo que se ve en la cárcel?
- En Alcalá tenemos cuatro cárceles. Cuando las visito, veo una mayoría de muchachos que han estado en la droga y la vida marginal. ¡La familia es el mejor colchón contra la delincuencia! Quien vive a la intemperie, sin pertenencia, está abocado a la marginalidad.


- Usted compara el divorcio exprés español con el repudio.
- El repudio era expulsar a la mujer de la familia por mera voluntad del varón. Hoy, el llamado divorcio exprés es un repudio en ambas direcciones. Es un paso más hacia otra amenaza latente, que es la poligamia. El repudio y la poligamia, que Occidente superó hace siglos, parecen volver.


- Llevamos desde 2005 esperando que el Tribunal Constitucional nos diga si el matrimonio homosexual es constitucional o no.
- Este retraso responde a ciertos intereses. El matrimonio es la unión de un hombre con una mujer, algo pensado por Dios para la comunión amorosa de los esposos y también para la procreación. En España se ha diluido el matrimonio civil: de todos los contratos que hay en la ley española, es el que menos se respeta. 


- ¿Qué tipo de ley de divorcio podría aceptar la Iglesia española?

- En la visión de la Iglesia el divorcio no existe. En casos de verdadero peligro se puede acudir a la separación, pero el amor matrimonial ha de ser fiel, indisoluble y fecundo. En lo social no queremos que todos piensen en católico, pero sí que se defienda el máximo bien, y este bien está en las familias que dan un padre y una madre al niño. El Estado, aunque sea aconfesional, debería promover lo que aporte el máximo bien a la sociedad.

- ¿Qué pueden hacer los cristianos de a pie para defender la familia?
- Primero, dar testimonio de que lo que Dios nos ha enseñado es posible vivirlo, dar testimonio de matrimonio fiel que genera y educa vidas. También pueden fomentar que haya más familias cristianas, participando en las parroquias, en la pastoral. Además, Juan Pablo II y Benedicto XVI han animado al asociacionismo familiar, para que los estados haga políticas familiares que cuenten con las familias. Si las familias católicas se organizasen y pusiesen de acuerdo, los partidos no entrarían en el tema familiar sin contar con ellas. El matrimonio, la defensa de la vida, es un bien exigible a los políticos y debe anteponerse a otrios temas de partido. La conciencia no puede transigir en estos temas.


- ¿Qué papel juegan los COF, los centros de orientación familiar  de la Iglesia?

- Son una gran respuesta que está dando la Iglesia. Igual que Caritas fue apoyada por los obispos de toda España para luchar contra la pobreza, hoy las rupturas son una nueva pobreza que genera soledad, droga y alcoholismo. Los COF deberían tener un tamaño similar al de Cáritas. En ellos se encaminaría a los novios mediante cursos prolongados de formación para el matrimonio. Las parejas en crisis matrimonial serían apoyadas con terapias. Hoy cualquiera puede acudir ya a un centro, no se mira ni su fe ni su condicion social. Son gratuitos en su mayoría, y los llevan profesionales, psicólogos, profesores de regulacion natural de la fertilidad. El COF de Alcalá atendió este año más de 600 personas. Y hay más gente ayudando a las familias. Hay redes de ayuda a las madres gestantes, grupos provida, casas de religiosas que ayudan a la mujer, a familias en situaciones de riesgo, etc...  Conozco un grupo de matrimonios que se dedican a acoger niños en acogida, niños con padres en prisión o problemas graves. La Iglesia está actuando y eso es motivo de alegría.

Vídeos

  • 1