Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
05:49
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Crece el número de personas que donan en vida su cadáver para la ciencia

  • El número de personas que han decidido donar su cuerpo a la ciencia una vez que fallezcan ha aumentado el 41 por ciento en el registro de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid respecto a los datos de 2009, ya que se ha pasado de 75 a los 100 del pasado año.

  • 1

«No hay un hay un perfil definido del donante», ha declarado a Efe el profesor de Anatomía de la Facultad de Medicina, Juan Francisco Pastor, responsable del área de disección, quien ha explicado que hay variedad en el tipo de personas que muestran su interés por donar en vida.

El cambio en la mentalidad de las personas y sus familias es una de las causas en el aumento de las donaciones en vida de cuerpos para la ciencia, aunque también han observado que «hay personas que no quieren dejar cargos a los herederos», ha precisado Pastor. También ha aumentado el número de cadáveres que llegan efectivamente al departamento de Anatomía de la Universidad, al pasar de los 11 ingresados en 2009 a los 28 de 2010. El incremento en la donación de cadáveres ha sido «progresivo» en la última década y comenzó en el año 2006 cuando se registraron 11 donaciones de cuerpos, una cifra que se repitió en 2009.

Entre los motivos que explicarían el incremento de las cesiones de cadáveres figura el precio de los enterramientos, que cuestan «muchísimo dinero», según Pastor, quien ha indicado que por este motivo algunas familias optan por esta vía. El cambio de mentalidad de los donantes y de sus familias es otro de los factores que, explicarían el aumento de las donaciones de cadáveres. El especialista ha recordado que en 1987 entraban uno o dos cadáveres al año, lo que implicaba que «había que aprovechar los cuerpos al máximo».

Vídeos

  • 1