Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
00:20
Actualizado a las 

La Razón

Interior

Batasuna al dictado de ETA

  • «No lo han podido evitar y han tenido que hacer una concesión a ETA para que les permitiera dar este paso. Lo han tratado de disimular convenientemente, ya que más que disfrazarse parece que se han mimetizado, pero han tenido que hablar de "Proceso Democrático" con mayúsculas, el gran proyecto de la banda que incluye la negociación».

  • 1
Los principales líderes abertzales, en el acto de ayer
Los principales líderes abertzales, en el acto de ayer

MADRID-El proyecto de nuevo partido, presentado ayer en Bilbao por el dirigente de la «Izquierda Abertzale» Rufino Etxeberria y el abogado Íñigo Iruin, con el que se pretende escenificar un rechazo a ETA, incluye, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, uno de los principios que ha defendido la banda en los últimos años: un «Proceso Democrático» (con mayúsculas), que conlleve a una negociación. En el texto leído por Etxeberria se hace una mención expresa a este asunto, en el que los pistoleros han basado su estrategia y por el que han asesinado a muchas personas.

Asimismo, se hace mención expresa a los llamados «principios Mitchell», establecidos por el senador americano del mismo apellido para el problema del terrorismo irlandés, en los que se habla de dos partes enfrentadas que deben negociar asuntos como el desarme y la no utilización de la fuerza. En el caso de España, supondría que la Justicia y las Fuerzas de Seguridad deberían permanecer inactivas y cesar en su combate contra ETA y su entramado.

Es decir, que con la envoltura del rechazo a la banda y el anuncio de que el nuevo partido ajustará su actuación a la legislación vigente, la «Izquierda Abertzale» incluye este asunto de vital importancia para ETA, lo que demuestra, según las citadas fuentes, que la banda está detrás de todo el plan cuyo objetivo final es colar sus candidaturas en las elecciones del 22 de mayo. De hecho, ETA sigue existiendo y ayer nadie le pidió que desapareciera.

A esto hay que añadir que, a la hora de presentar el proyecto en el acto de Bilbao, estuvieron presentes los máximos dirigentes del entramado de la banda. «No se han cortado un pelo para disimular que son continuidad de  Batasuna y, por lo tanto, de ETA», agregaron las citadas fuentes. Entre los asistentes estaban el que fuera jefe del «aparato político», Eugenio Echeveste, «Antxon»; el ex secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, que se encuentra en libertad para cuidar a su madre; y dirigentes «batasunos» como Pernando Barrena, Joseba Permach, Tasio Erquicia, Jon Petricorena, etcétera.

En sus intervenciones, Etxeberria y el abogado Íñigo Iruin, que explicó los estatutos del nuevo partido –que se llama Sortu, según el diario Gara–, trataron de escenificar un distanciamiento total de ETA, pero dieron la impresión que han actuado por imperativo legal (incardinar el partido en la legislación vigente) y han ido hasta donde se lo han permitido. A este respecto, resulta significativa la frase del letrado: «La toma de postura frente a la violencia de ETA se ha convertido así en un problema constituyente para la Izquierda Abertzale que ha de resolver para adquirir personalidad jurídica».

Cuando Etxeberria tuvo que hablar del rechazo a ETA, lo hizo en nombre de la «Izquierda Abertzale», no del nuevo partido (del que dio a entender que tendrá otros promotores distintos de los que intervinieron ayer). Señaló que «rechaza y se opone al uso de la violencia, o la amenaza de su utilización, para el logro de los objetivos políticos, y eso incluye la violencia de ETA, en cualquiera de sus manifestaciones». Precisó que  se refería a la violencia de la banda «si la hubiera» (nada sobre el siniestro pasado de este grupo criminal, con más de 800 asesinatos a sus espaldas).

Tanto en la intervención de Etxeberria como en la de Iruin, la necesidad de «desmarcarse» de ETA sacaba a relucir los «trapos sucios» del pasado, que han tenido que reconocer ahora, cuando, como es fácil deducir, y está demostrado por los Tribunales, dependían de la banda, que era la que marcaba las directrices e indicaba quiénes tenían que ocupar los puestos de responsabilidad.

Por su parte, el letrado abertzale, al dar lectura a algunos artículos de los nuevos estatutos, aseguró que los militantes que no rechacen la violencia serán expulsados del partido. Las conveniencias políticas, y la necesidad acuciante de estar presentes en las elecciones del 22 de mayo, han llevado a los proetarras a todas estas cosas que resultan difíciles de creer.
La propia trayectoria de Etxeberria e Iruin, y de muchos de los que estaban sentados en la sala, sólo generan desconfianza. Si realmente deseaban crear un nuevo partido al margen de ETA, podrían haber prescindido de todos ellos; pero eso, subrayan los expertos, es imposible, porque la banda sigue ahí, con su tutela.

Lástima que no se hayan dado cuentas antes, ya que cientos de personas inocentes, entre ellas varios niños, estarían vivas. Por cierto, que en el reconocimiento que se debe dar a las víctimas incluyen a «todas» las «originadas por las múltiples violencias», a las que equiparan como si nada hubiera ocurrido.



Las trece trampas

Herri Batasuna
En diciembre de 1997 el Supremo encarceló a 23 miembros de HB al probar su colaboración con ETA. Así comenzó el cerco judicial al aparato político de la banda terrorista.

Euskal Herritarrok
Con la mesa de HB en prisión y el cierre de Egin, esta nueva plataforma abertzale consiguió 14 escaños en las autonómicas de 1998, bajando a 7 en los comicios de 2001.

Batasuna
Es una réplica de HB, a pesar del cambio de discurso de Arnaldo Otegi. El juez Garzón ordenó su suspensión por pertenencia a ETA y en 2003 el Supremo la ilegalizó junto a EH y HB.

Sozialista Abertzaleak

Nueva formación creada por los siete parlamentarios de Batasuna. En 2003, el Supremo insistió en su ilegalización al tratarse del mismo grupo que Batasuna, pero con distinto nombre.

A. Bilgunea
Con el fin de presentarse a las municipales de 2003, el partido recogió 50.000 firmas, pero al considerarse las listas sucesoras de las marcas ya ilegalizadas, se impuso el voto nulo.

Herritarren Zerrenda
Para las europeas de 2004, se presentó esta plataforma con una nueva lista. El Supremo anuló la candiatura por entender que formaba parte del entramado de la banda terrorista.

Aukera Guztiak
Los radicales intentaron presentarse a las autonómicas de 2005 bajo esta nueva marca. Nuevamente, el Supremo anuló la la lista por considerarla heredera de HB y brazo político de ETA.

PCTV
Consiguió regatear a la Ley de Partidos con candidatos no «contaminados» y logró nueve escaños en el Parlamento. Iniciada la legislatura, se incorporaron al grupo ex dirigentes de Batasuna y se asumieron sus ideales originales.

Abertzale Sozialisten Batasuna
Asegurando el cumplimiento de la Ley de Partidos, los radicales intentaron presentarse a las municipales de 2007. El Supremo prohibió su asistencia por ser otra herencia de Batasuna.

Abertzale Sozialistak
A continuación, la nueva idea de los radicales fue concurrir a los mismos comicios a través de agrupaciones electorales bajo esta nueva marca. El Supremo y luego el Constitucional anularon las 246 listas que se presentaron.

Acción Nacionalista Vasca
Es el tercer plan de este año para las municipales de 2007 y llegaron a presentarse. No se ilegalizó hasta 2008. El Supremo ordenó su anulación pero permitió que sus concejales continuaran.

Demokrazia Hiru Milioi
En 2009 fueron las elecciones de la victoria de Patxi López, a las que no asistieron los radicales abertzales. El Tribunal Supremo se encargó de anular esta candidatura y su segunda opción: Askatasuna.

Askatasuna
Inscrito en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior desde 1998, no será hasta 2009 cuando la Audiencia Nacional ordenó su suspensión. Desde entonces, los radicales sólo conceden ruedas de prensa como «Izquierda Abertzale».

 

Vídeos

  • 1