Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 21 agosto 2014
00:19
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Esa gente pequeña

  • 1

Frente al pensamiento único, que impone un estilo de vida  también único, cada vez más españoles, que  no aspiran a ocupar el espacio político, quieren ejercer su legítimo derecho a estar e influir en lo público, pero desde sus propias convicciones. No es una utopía. Millones de pequeñas utopías ya están en marcha, para hacer realidad esa gran quimera. Una verdad incómoda para algunos. «Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo». Las palabras de Galeano cobran fuerza. Otros modos de vida son posibles. Pero sólo las soluciones individuales lo conseguirán. Lo dicho: gentes pequeñas, en lugares pequeños, levantando la vida con cosas pequeñas. El verdadero argumento, por cierto, de «Encontrarás dragones», la  recién estrenada película de Roland Joffé. Sólo un agnóstico de izquierdas podía hacer un retrato tan humano, tan carnal, del fundador del Opus Dei, al presentar a un san Josemaría, con sus errores, debilidades y luchas interiores, pero  anticipativo a la hora de ver que el secreto para transformar el mundo está en amarlo apasionadamente, en el día a día, desde el esfuerzo y la superación individual. Sí, las soluciones son personales. Lo demás son rodeos para escurrir el bulto. Lo que importa es ir a la raíz de los problemas sociales desde la propia raíz personal. Desde la grandeza de lo ordinario.

Vídeos

  • 1