Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
07:04
Actualizado a las 

La Razón

Oriente Medio

Israel acusa a Siria y Líbano de atentar contra su soberanía

  • 1
038NAC17FOT1
038NAC17FOT1 Ap

MADRID- Israel presentó ayer una queja ante el Consejo de Seguridad de la ONU contra Siria y Líbano por «atentar contra su soberanía» en las revueltas que el pasado fin de semana, durante la celebración  palestina del «Día de la Nakba» –o «de la catástrofe» en recuerdo de la creación del Estado de Israel–, se saldaron con 15 muertos y miles de heridos en las fronteras con ambos países. Además, la acusación del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, contra el Gobierno de Damasco, al que culpó de incitar los enfrentamientos en la frontera para así distraer la atención de la represión violenta que lleva a cabo contra las movilizaciones en el país, fue respalda por la Casa Blanca que ayer, a través de su portavoz, Jay Carney, aseguró que Israel «tiene el derecho de impedir el cruce no autorizado de sus fronteras» e instó a la «máxima moderación de ambos lados».
«Lo ocurrido forma parte de una campaña  para atentar contra la soberanía legítima de Israel», explicó a LA RAZÓN el embajador de Israel en España, Raphael Schutz, que además se niega a incluir las protestas palestinas dentro de la llamada «primavera árabe». «En Egipto, Túnez, Libia o Siria vimos levantamientos del pueblo contra sus líderes dictatoriales, pero lo ocurrido este fin de semana en las fronteras de Israel fue un intento de violar la soberanía de un Gobierno legítimo y democrático como el israelí», agregó el embajador, que interpreta la violencia vivida estos días como una tentativa de «calentar el ambiente». «Lamentablemente, lo ocurrido este fin de semana es  un momento más de los que le toca vivir a una sociedad como la israelí, acostumbrada a tener que defenderse de amenazas externas», afirma Schutz. Los acontecimientos obligaron al Ejército israelí a prolongar 24 horas el cierre de la frontera en Cisjordania, que volvió a abrirse en la medianoche de ayer.


186 detenidos en El Cairo
Un total de 186 personas fueron detenidas tras la   manifestación propalestina registrada cerca de la Embajada israelí en El Cairo con motivo de la «Nakba», según el balance oficial. Más de 350 personas resultaron heridas en el marco de la movilización, que derivó en enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad en una calle que lleva hasta la embajada israelí. La Policía usó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes, que   respondieron lanzando piedras.

Vídeos

  • 1