Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 21 octubre 2014
03:56
Actualizado a las 

La Razón

Energía

Limpiapiscinas solar

  • Sin necesidad de mover un dedo, el Solar-Breeze  ahorra tiempo y energía en eliminar los restos de hojas, insectos y bronceadores que se quedan en la superficie de la piscina. Y todo gracias al sol
     

  • 1
Limpiapiscinas solar
Limpiapiscinas solar

Por mucho que el socorrista se esfuerce en tener reluciente la piscina, siempre hay algún momento en el que las hojas, los insectos y los restos de bronceadores invaden una determinada zona de la piscina.

El robot Solar-Breeze permite mantener el estanque limpio sin tener que mover un dedo, algo especialmente útil en piscinas de particulares. Sin necesidad de cables ni enchufes, este robot funciona automáticamente gracias a la energía solar. Sólo con dar al botón que pone on, el Solar-Breeze se pone en marcha.

Según sus creadores, los americanos Denis Ruzsa y Paul Sim, de la compañía Solar Pool Technologies, este aparato permite acabar con el 90 por ciento de estos residuos, con lo que se evitaría o se reduciría el empleo de una bomba de piscina, con el consiguiente ahorro energético y por tanto económico.

Funciona ocho horas sin sol
Gracias a sus células solares de «12 vatios y 1.500 amperios hora, limpia la piscina todo el día y continua con esta función ocho horas después de la puesta del sol», asegura Ruzsa.
Ahora bien, sólo elimina estos desechos de la capa superficial, y como flotan en la superficie unas tres horas antes de hundirse (si se trata de hojas, no de una toalla), resulta idóneo encender el Solar-Breeze antes de que sea demasiado tarde. De otro modo, el material acabaría en el fondo de la piscina.

Su precio, 350 euros. Sin embargo, «en la actualidad no tenemos ningún distribuidor en Europa de nuestro producto, lo que puede hacer muy difícil para los clientes fuera de Norteamérica comprar un Solar-Breeze. Estamos, sin embargo, trabajando con diligencia para establecer un representante europeo», asegura Denis Ruzsa. Esperemos que así sea, porque por el interés que está despertando desde hace unos años en Estados Unidos podría decirse que es previsible que funcione bien. Ahora bien, habrá que esperar a que llegue a nuestro mercado para poder valorar si es así o si por el contrario se trata de un «gadget» verde que acabará tomando polvo.
Más información: www.solar-breeze.com

Vídeos

  • 1