Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 27 noviembre 2014
10:26
Actualizado a las 

La Razón

Cine

CRÍTICA DE CINE / «Blackthorn Sin destino»: Dos cabalgan juntos de nuevo

  • Director: Mateo Gil. Guión: Miguel Barrios. Intérpretes: Sam Shepard, Eduardo Noriega y Stephen Rea. España/USA/Francia, 11. Duración: 90 min. Western.

  • 1

Él siempre ha sido un vaquero solitario con el desencanto del destierro y el peso de la muerte pisándole los talones. No se me ocurría mejor apellido que el de  Shepard para encarnar a un icono tan profundamente americano, a Butch Cassidy, aquel rudo  forajido de otra época que en manos de Mateo Gil no ha muerto bajo una balasera atronadora como dictó la historia, sino que vive en la Bolivia de 1927 retirado y viejo, enamorado de una joven indígena a media jornada  mientras cría caballos y reúne el dinero suficiente con que volver a casa. Porque, al cabo, la nueva película de Gil, un asombroso western crepuscular deudor del cine realizado sobre todo en los 70 (y un par de zoom lo confirman, aunque haya también ecos evidentes  de filmes como «Sin perdón»), supone un regreso. A los viejos valores de siempre, porque la vigencia de los contenidos explotados por este género es eterna: el peso de la amistad (sobre todo masculina), del valor, de la cobardía, el transcurrir inexorable del tiempo y la lenta transición a un nuevo periodo en que los añejos delicuentes legendarios ya no tienen el antiguo sabor ni sentido.
   La irrupción en la historia de un español con ambiguas intenciones que encarna, disciplinado, Eduardo Noriega, precipita la historia de estos tipos parece que condenados al entendimiento. Con  arrojo, sin apenas humor y un respeto que en ocasiones pesa (quizá por los vínculos obvios que la unen a la espléndida «Dos hombres y un destino»), el director recorre los viejos caminos del Oeste y confiesa que los admira de manera profunda: a Leone, Ford, Eastwood... Y a su protagonista, Shepard/Cassidy, que no sabe ya de qué manera decirnos que cualquier tiempo pasado fue igual de violento pero mejor.

Vídeos

  • 1