Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 30 julio 2014
23:02
Actualizado a las 

La Razón

Oriente Medio

ALON BAR: «Queremos la paz»

  • «El cambio del estatus de los palestinos debe producirse a través de una negociación con Israel». «Erdogan no está contribuyendo a la estabilidad»
     

  • 1
Colonias: «Es parte del diálogo, pero no debe ser una condición para retomarlo»
Colonias: «Es parte del diálogo, pero no debe ser una condición para retomarlo» Cristina Bejarano

MADRID- Alon Bar llegó hace dos meses a España y ya asegura sentirse «como en casa». Dejó Madrid en 1998, donde sirvió en la embajada israelí como ministro consejero, pero apenas ha notado cambios después de trece años de ausencia. Su objetivo, dice, es dar a conocer su país en otras áreas alejadas del conflicto, tan omnipresente en los medios de comunicación. Licenciado en Estudios Internacionales y padre de tres hijos, Bar confía en llevarse «aún mejor» con el próximo Gobierno español, sea el que sea.

-¿Qué meta tiene para los próximos cuatro años?
-El objetivo es estrechar las relaciones, el diálogo político entre los dos países ya está bastante bien y creo que se puede avanzar en el conocimiento mutuo en otras áreas.

-¿Qué le parece que el Gobierno de Zapatero vaya a votar a favor del ingreso de Palestina en la Unesco contra la posición de sus socios europeos?
-No creo que esta batalla de lograr el reconocimiento palestino en distintos órganos de la ONU sea una buena idea mientras que se debate el asunto en el Consejo de Seguridad. Cambiar el estatus de los palestinos en el mundo debe venir a través de la negociación con Israel.

-¿Sigue siendo la construcción de asentamientos el principal obstáculo para la paz entre israelíes y palestinos?
-No lo creo.  Los asentamientos no han modificado ni la posición israelí ni la palestina en cuanto al lugar donde establecer las fronteras.

-¿La política de colonias sigue entonces imparable?
-En otros momentos sí se han congelado los asentamientos durante diez meses y no ha contribuido para el avance de las negociaciones. Es parte del diálogo, pero no debe ser una condición para retomarlo.

-¿Cuenta Mahmud Abas con el apoyo de los palestinos o es un líder amortizado?
-Parece que el discurso en la ONU y la decisión de llevar el tema al Consejo de Seguridad lo ha fortalecido un poco. 

-¿Cómo se negocia con un Estado dividido entre el poder de Al Fatah en Cisjordania y el de Hamas en Gaza?
-Es difícil. Cuando negociamos con Abas no sabemos si representa a los palestinos de Gaza, o si hay un acuerdo entre ambos, o comparte los actos terroristas de Hamas. Es un problema grave que en el pasado creó dudas, pero en este momento estamos comprometidos con esta línea de negociación con la esperanza de que, en algún día, el control real vuelva a la ANP.

-¿Cómo están las cosas con Turquía después de que Erdogan los haya acusado de ser un Estado terrorista?
-Esperamos con paciencia un discurso más constructivo. Erdogan ha elegido un camino que no contribuye ni a la paz ni a la estabilidad. Aun así, los contactos militares continúan.

-¿Está siendo tibia la comunidad internacional con Siria?
-Los cambios en el mundo árabe son importantes pero no se sabe qué rumbo tomarán. Siria fue y sigue siendo un enemigo de Israel que ha dado apoyo y armas a Hizbulá y Hamas y casi se ha aliado con Irán. Si un cambio en Siria puede producir una modificación de esta política, nos parece estupendo, pero la estabilidad nos preocupa.

 

En primera persona
Para Bar los «indignados» en Israel, que hace unas semanas lograron convocar la mayor manifestación que ha vivido el país, «no es igual que el de España». «Los índices económicos de los últimos años son muy buenos en Israel», pero «es como si el progreso no llegara a la mayoría», explica. En cualquier caso, Bar asegura que «habrá cambios» gracias a la recién nombrada Comisión Trachtenberg, encargada de «variar algunas prioridades».

 

Vídeos

  • 1