Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
20:03
Actualizado a las 

La Razón

Asuntos Sociales

De delito a derecho por Mónica López Barahona

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Ante las cifras oficiales del número de abortos en 2010, cabe constatar que la nueva legislación no sólo no ha disminuido el número de abortos practicados en España, sino que éste ha aumentado. Recordemos que una de las razones que el Gobierno saliente esgrimió para erigir en derecho un acto hasta entonces tipificado en nuestro código penal como delito contra las personas fue, precisamente, que con la nueva legislación la práctica de abortos disminuiría. Los datos son suficientemente elocuentes como para comprobar que este supuesto fue falso. Lamentablemente, constatamos hoy que las cifras nos dan la razón a los que entonces argumentábamos que las legislaciones más permisivas en la práctica abortiva acumulan el mayor número de abortos. Tanto una regulación en materia de aborto despenalizadora (la previa), o bien de plazos y legalizante (la actual) han acumulado en nuestro país más de 100.000 abortos al año. Es tiempo de que el poder legislativo entrante reflexione sobre esta triste realidad e implemente una legislación que procure a la mujer embarazada en una situación difícil el apoyo  social, económico y administrativo que le permita llevar a término su gestación. Es tiempo de que se pongan en práctica medidas eficaces que agilicen la adopción. Es tiempo de garantizar el derecho a la vida del nasciturus.

 

Mónica López Barahona
Directora Cátedra Bioética Jérôme Lejeune

Vídeos

  • 1