Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 16 septiembre 2014
11:20
Actualizado a las 

La Razón

Sanidad

ANÁLISIS: Se protegen todos los niños por Julio Zarco

  • 1

– ¿Por qué han surgido grupos de padres que desconfían de las vacunas y no quieren ponérselas a sus hijos?
–Los movimientos anti vacunas siempre han existido, siempre ha habido padres que piensan que las vacunas no son eficaces o que pueden perjudicar a sus hijos. Sin embargo, en los últimos cinco años, estas corrientes se han puesto de manifiesto en las redes sociales, y esto ha multiplicado su efecto, hasta tal punto que hay blogs anti vacunas dirigidos incluso por profesionales sanitarios que buscan el interés mediático.

– ¿Cuentan con alguna evidencia científica?
–No hay ninguna: las vacunas son la herramienta preventiva más eficaz de la que disponemos desde el siglo XVII. Tienen unos controles de seguridad y calidad muy rígidos, incluso más que los del resto de los fármacos y, para que salgan al mercado, deben ser eficaces y no provocar efectos secundarios más allá de algo de fiebre y malestar como reacción.

–¿Por qué se han vinculado con el autismo?
–Esta relación no tiene ningún fundamento. Lo que ocurre es que en la naturaleza existen coincidencias. Alguien puede ponerse una vacuna un día y que al día siguiente le diagnostiquen una enfermedad. Siempre se tiende a establecer relaciones causa-efecto, pero la investsigación se basa en el estudio empírico y epidemiológico, y no se han demostrado vínculos.

–¿Qué consecuencias tiene que algunos padres no vacunen a sus hijos?
–Siempre ha habido algunos grupos étnicos o religiosos que han tenido más rechazo a las vacunas. Pero los movimientos anti vacunas ahora son cada vez más fuertes e, incluso, se anuncian mediante publicidad en revistas sanitarias. Esto, unido a las corrientes migratorias, ha obligado a adelantar algunas vacunas, como la del sarampión, para evitar contagios en niños que no estén inmunizados. En general, los calendarios vacunales se están acelerando: intentamos poner muchas vacunas a los niños, sobre todo a inmigrantes.

 

Julio Zarco
Presidente de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria

Vídeos

  • 1