Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
04:39
Actualizado a las 

La Razón

Cine

Soberbia huida

  • Dirección y guión: Na Hong-jin. Fotografía: Lee Sung-je. Intérpretes:  Ha Jung-woo, Kim Yun-seok, Cho-seong-ha, Lee Chul-min. Corea del Sur 2010. Duración: 140 minutos. «Thriller»

  • 1
Ésta es la historia de una huida hacia adelante.
Ésta es la historia de una huida hacia adelante.

Ésta es la historia de una huida hacia adelante. Si en «Oldboy» esta huida cristalizaba en una doble venganza, en «The Yellow Sea» representa la soledad esencial, en bruto, de un apátrida, de un taxista sin raíces que sólo puede pertenecer al reino móvil de la velocidad. Gu-nam (Ha Jung-woo) huye para salir del pozo pero paradójicamente debe hipotecar su alma al diablo para hacerlo: en definitiva, debe encontrar un modo para pagar la deuda que contrajo con la mafia para que su mujer viaje a Corea del Sur con el fin de empezar una vida mejor, y la única forma de pagar todo lo que debe es matar a un hombre en un país en el que no conoce a nadie, en el que todos le considerarán un paria y en el que se siente un extraño.

La primera parte de «The Yellow Sea» es magnífica, contudente y sin fisuras. Sin apenas diálogos, Na Jong-jin consigue describir la psicología de Gu-nam gracias a la precisión de sus acciones.

La mirada del protagonista determina cuál es su proceso mental: sus ojos filman y editan lo real de modo que el espectador pueda adivinar lo que le pasa por la cabeza. El rigor de la correspondencia entre imagen e idea podría hacernos pensar que «The Yellow Sea» es una película demasiado cerebral. Craso error: cuando se transforma en la crónica de la guerra sin cuartel entre dos bandas de mafiosos, el filme demuestra que sus personajes están condenados a relacionarse como planetas que chocan en el vacío. La violencia es tribal, primitiva, casi sensual: aquí sólo hay cuchillos y hachas, aquí se respira el jadeo intermitente y agotado de un hombre que ya no sabe hacia dónde correr para escapar de su trágico destino.


lo mejor:
la secuencia del primer asesinato y la persecución en el puerto
lo peor:
que la sombra de «Oldboy» ensombrezca los hallazgos de este magnífico «thriller»



 

Vídeos

  • 1