Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 31 julio 2014
21:29
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

El eterno retorno de Maupassant por Francisco Nieva

  • 1

El ágil y excelente traductor de francés que es Mauro Armiño ha publicado los cuentos completos de Guy de Maupassant, que forman un «opus» narrativo, impar en el mundo de las letras, que nos hace vivir los finales del XIX como si estuviéramos allí, recibiendo sorpresas, emociones, sensaciones y… sustos. Pues sí: aunque sean pocos, sus cuentos de terror igualan a los de Poe y Lovecraft. La resonancia literaria de Maupassant en el siglo XX ha dado lugar a 55 versiones teatrales y a 168 cinematográficas. Desde  «La diligencia» de John Ford, pasando por «Le plaisir» de Max Ophuls y otras obras maestras. Y voy a aportar un dato más, que no sé si consta en el libro: la risueña y chistosa adaptación de «Bola de sebo», por Carlos Arniches, titulada  «La estrella del Olimpia».

El clima Maupassant es cautivador, fascinante. Porque es un venero de sugerencias teatrales o cinematográficas, tal es la fuerza de sus argumentos y, sobre todo, cómo el ambiente en el que suceden es descrito como el más impresionante telón de fondo. No es esto lo que menos ha seducido a sus adaptadores. Trabajo hecho. Trabajo escenográfico, que lo dice todo para el director y el «cameraman». En su principio, el decorado y el ambiente son descritos con estremecedora puntualidad . Los cuentos inspirados en la guerra franco-prusiana y la caída de Napoleón III le dan pie para relatos que se desarrollan en Normandía, inolvidables de todo punto. Uno de los mas violentos – «Mademoiselle Fifí»–  ,describe un refinado y aristocrático castillo, asolado por los invasores, que fuman, beben  y se divierten, con un fondo de lluvia incesante, tan propia de aquella región, de la que el escritor recuerda que se la llamaba «el orinal de Francia». Esa enloquecedora música se desliza en los oídos conceptuales del lector hasta el final de la tragedia. ¡Qué enorme escritor, muerto a los 42 años. Obra maestra de la sífilis, que padeció todo su siglo.

 

 Francisco Nieva
de la Real Academia Española

 

Vídeos

  • 1