Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 24 octubre 2014
09:03
Actualizado a las 

La Razón

Noticias curiosas

Un iPhone obliga a parar por primera vez en 170 años a la Filarmónica de Nueva York

  • El sonido inconfundible de un iPhone con el politono 'marimba' interrumpió la melodía de la Sinfonía de Mahler número 9, interpretada por la Filarmónica de Nueva York el pasado martes. El director, Alan Gilbert, hizo algo casi inaudito en una sala de conciertos. Al escuchar el sonido del 'smartphone' detuvo el concierto.

  • 1
El director detuvo el concierto al escuchar el sonido del   'smartphone'
El director detuvo el concierto al escuchar el sonido del 'smartphone'

Los 'smartphones' pueden llegar a salvar a sus dueños en ciertos momentos pero también pueden hacer que se vean en situaciones embarazosas. Un ejecutivo de 60 años, que no ha querido ser identificado, amante de la música clásica vivió uno de estos momentos el pasado martes cuando acudió a un concierto de la Filarmónica de Nueva York.

En medio del concierto, su iPhone comenzó a sonar. No se trataba de una llamada, porque el protagonista había apagado el teléfono antes de comenzar el concierto, era la alarma, la cual suena aunque el dispositivo esté desconectado. Sin saber que era el suyo, el iPhone continuó sonando hasta que el director de orquesta ordenó parar el concierto, según recoge el diario estadounidense The New York Times, que se ha hecho eco de los gritos del público asistente.

Una vez detenido el concierto, el director de orquesta se dirigió al propietario del teléfono y le dijo: "¿Podría usted admitirlo? Esta bien, simplemente apáguelo. ¿Ya está apagado?", tras asentir con la cabeza, el público aplaudió y el concierto prosiguió sin ningún problema.
La interrupción de un concierto en la Filarmónica de Nueva York nunca se había producido en sus 170 años de historia.

Avergonzado
El dueño del dispositivo aseguró al diario estar horrorizado por lo ocurrido. Es un amante de la música clásica y él mismo reconoce haberse irritado en los conciertos con frecuencia por la tos, los aplausos a destiempo, y sobre todo los teléfonos.

Además, el protagonista de la historia afirma que ha sido una falta de respeto no sólo al director, sino a todos los miembros de la orquesta y al público.

El propietario del dispositivo tuvo la oportunidad de disculparse. Recibió una llamada de un miembro de la orquesta el día después del concierto y el hombre aprovechó la oportunidad para pedir hablar con el director para disculparse en persona.

 

Vídeos

  • 1