Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
04:14
Actualizado a las 

La Razón

Coyuntura

El año arranca con la mayor cifra de parados en 15 años

  • El desempleo alcanza los 4,5 millones y se destruyen 9.000 puestos al día

  • 1

Enero arrancó con las mismas malas cifras de paro con que cerró 2011, lo que pone de manifiesto la urgencia de la reforma laboral. Volvió a registrar máximos históricos mientras que el empleo alcanzó una cota de mínimos. Es decir,  ha empeorado aún más respecto a diciembre y las expectativas no son nada buenas. Según el Banco de España el         desempleo rozará los seis millones a finales de este año.

Enero dejó 177.470 nuevos parados nuevos, un 4,01% más respecto a diciembre, siendo el peor primer mes del año desde 2009, y eleva el total de desempleados a  4,5 millones, el peor registro desde 1997, según datos del Ministerio de Empleo publicados ayer. Es la sexta subida consecutiva. Desde enero de 2011 el paro se ha incrementado en 368.826 personas (8,72%). Estas cifras se conocen una semana después de la publicación de la Encuesta de Población Activa (EPA). Encuesta que se considera el mejor termómetro del mercado laboral español y reveló un récord en el número de parados, con 5,3 millones en el cuarto trimestre de 2011.

En enero se destruyeron 283.684 puestos de trabajo (1,65%), 9.000 diarios, acumulando seis descensos consecutivos mensuales, y el total de afiliados se situó en 16.946.237. Se trata de la cifra más baja desde septiembre de 2004 (17.143.750), y está muy lejos del techo histórico de cotizantes registrado en julio de 2007 (19.493.050). Que el aumento del paro sea inferior a la destrucción de empleo significa que muchos parados no se inscriben en las oficinas del Inem porque no tienen derecho a nuevas prestaciones al haber agotado las que tenían. Otros no se inscriben como demandantes de empleo porque son conscientes de que no van a encontrar empleo. Tan sólo el 62,5% de las personas que perdieron su empleo el mes pasado se apuntó a las listas del paro.  En un año, la pérdida de afiliados fue de 415.601 (2,39%). Es superior a la destrucción de empleo registrada en enero de 2011 (184.173), aunque no ha sido tan dura como la de 2009 (979.055), ni la de 2010 (635.732).
Pensiones

Esta caída de la ocupación ha situado la relación entre afiliados y pensionistas en el 2,42%, la más baja desde 2003, según destacó ayer el secretario de Estado de la Seguridad Social. Tomás Burgos aseguró que a pesar de atravesar «un momento complicado», la Seguridad Social dispone de recursos suficientes para afrontar el pago de las pensiones. En este sentido, señaló que sólo se recurrirá al Fondo de Reserva (la conocida como «hucha» de las pensiones) como recurso final, aunque apuntó que si fuera necesario hacerlo tampoco debería verse como un  «dramatismo» o riesgo para el sistema. El anterior Ejecutivo preveía que el Fondo de Reserva cerrara 2011 con un saldo de 66.814 millones de euros, equivalentes al 6,33% del PIB, una cantidad suficiente para pagar la nómina de las pensiones durante diez meses. Por sectores, los que más empleo destruyeron en enero fueron el comercio (47.875), la construcción (29.526), las actividades administrativas y servicios auxiliares (28,520) y la hostelería (28.170). Que sigue sin haber actividad alguna lo demuestra la contratación del mes pasado. En enero se formularon 1.038.601 contratos, un 6,94% menos que en el mismo mes del año anterior (77.418) y un 10,89% menos (126.864) respecto a diciembre. Lo más grave es que a pesar de ser el objetivo de la última reforma laboral, sólo el 7,31% de los contratos fimados (75.899) fueron indefinidos. En cuanto a los temporales, se firmaron 962.702, el 92,7% del total.

En este contexto, la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, resaltó ayer que «la reforma laboral que prepara el Gobierno está más que justificada».


Casi 30.500 autónomos menos
El colectivo de trabajadores autónomos siguió destruyendo empleo en enero. El Régimen de Autónomos (RETA) perdió en enero 30.458 afiliados     (-0,99%), hasta situarse el total de ocupados a este régimen en 3.041.211. Con estos datos, el Régimen de  Autónomos acumula ya siete meses de pérdida de afiliados. En valores interanuales, el descenso de ocupados en el RETA fue de 50.605 cotizantes (-1,6%). La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) señaló ayer que los datos de enero suponen un «ERE silencioso diario» que debería obligar al Gobierno a acometer los cambios estructurales necesarios para fomentar el empleo.

Vídeos

  • 1