Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 19 diciembre 2014
00:45
Actualizado a las 

La Razón

María Dolores de Cospedal: La gran triunfadora

  • 1

Entre las mujeres insignes del PP, que tanto han luchado por  no ser «cuotas», ella es un caso excepcional. La primera, en la historia del partido, en acceder a la Secretaría General. Pero, además, la única en arrebatar a los socialistas un feudo histórico, Castilla La-Mancha. Cospedal es el rostro elegante, a veces amable, pero si es necesario acerado, de una política de primera, mano de hierro en guante de seda. Algo que ha demostrado en estos años y que hizo a Rajoy depositar en ella las esencias de una travesía nada fácil. Desde el anterior cónclave, su trabajo ha sido enorme, y sus retos, difíciles. Pertenece al cuerpo de abogados del Estado en el que todos ensalzan su formación. Cospedal tenía algo más. Cuando estudiaba Derecho en la Universidad San Pablo CEU de Madrid, le gustaban los libros de Virginia Woolf y otras escritoras de culto. Al salir de clase, en una cafetería cercana, María Dolores también escribía sus vivencias. Tal vez, algún día las publique. Era una liberal convencida y tuvo grandes maestros en la política: en su dilatada carrera en la Administración trabajó con Javier Arenas, Jesús Posada y Ángel Acebes, hasta llegar a ser consejera de Transportes e Infraestructuras en el Gobierno madrileño de Aguirre. Ahí empezaría su salto a la política nacional, al ser designada senadora y presidenta regional de Castilla La-Mancha. Moderna, sin reparos para una maternidad en solitario, Cospedal  ha convencido al jefe y vencido a cualquier adversario. Es la mujer con mando en plaza de la poderosa planta séptima, en Génova trece. La gran triunfadora.

Síguenos en