Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 02 octubre 2014
03:57
Actualizado a las 

La Razón

Cine

«Mi semana con Marilyn»: Aquel tembloroso lunar

  • Dirección y guión:  Simon Curtis.  Intérpretes: Porfirio Ramírez Aldana, Argentina/Uruguay/España/Francia, 2011. Duración: 101 min. Drama.

  • 1

Estaba sola,  rodeada de aduladores, de amantes, de directores que la amaban, pero sola. Más allá de unas faldas levantadas, de los trajes ajustados y el lunar, fue una mujer marcada desde su nacimiento. Por una huraña madre, por el padre ausente, por una depresión que, pronto, ya le latía en las esquinas de los ojos aunque  pocos supieron verla. Uno de ellos fue Colin Clark, quien dejó constancia de aquel episodio en un libro de memorias. Fue en 1956, cuando la frágil estrella marchó a Inglaterra para rodar a las órdenes de Laurence Olivier «El príncipe y la corista», una comedia menor que ella hizo grande. Los cinéfilos, siempre con hambre, estamos de enhorabuena: por este filme exquisito, sobrio, contenido aun que singularmente doloroso transita un Olivier acomplejado (qué gran papel realiza Branagh), Vivien Leigh, la desesperanzada esposa del actor;  Miller, un tipo que se equivocó de plano; y, sobre todo, la figura alargada de la Monroe con y sin maquillaje, vestida o desnuda, entre sollozosy pastillas, ella siempre. Luego vendría «Con faldas y a lo loco» y algún título cimero más. Pero en la boca de Marilyn, desde años atrás, la vida ya le sabía a somníferos y  muerte.

Vídeos

  • 1