Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 21 octubre 2014
00:17
Actualizado a las 

La Razón

Medio Ambiente y Biodiversidad

Para los peces el miedo huele a azúcar

  • El químico brebaje se localiza en la piel del pescado.
     

  • 1
Para los peces el miedo huele a azúcar
Para los peces el miedo huele a azúcar

Se suele decir que los perros detectan el miedo de los hombres y que incluso detectan enfermedades. Pero, ¿a qué huele el miedo? Para los ratones el miedo tiene un olor muy característico, la feniletilamina-2. En cambio, a los peces el miedo les huele a azúcar, tal y como concluye una investigación hecha pública en «Current Biology».

Este químico brebaje se localiza en abundancia en la piel del pescado. De modo que cuando un pez está herido, lo que puede significar que haya predadores cerca, se liberan de su piel fragmentos de sulfato de condroitina con olor a azúcar que alertan a los peces más próximos liberando una misteriosa sustancia conocida como «Schreckstoff» (material del miedo).

En concreto, estos fragmentos de azúcar y el miedo se registran en el epitelio olfatorio, una parte del cerebro del pez cebra, especie elegida para este estudio por ser una especie fácil de criar y porque se pueden observar un montón de detalles gracias a que tanto los embriones como las larvas de los peces cebra son transparentes. Esa región del cerebro, encargada de procesar los diferentes aromas, incluye unas neuronas sensoriales conocidas como células cripta. Gracias a ellas, los peces cebra «detectan el olor y tratan de escapar sin necesidad de pensar, incrementando así sus posibilidades de supervivencia», explica a este semanario la autora del estudio Suresh Jesuthasan, investigadora de la Universidad Nacional de Singapur. «No es que el pez cebra huela el miedo en sí –prosigue la experta–, si no que detecta los productos químicos que se liberan cuando existe un peligro extremo».

Ahora bien, esta señal de alerta no ofrece ningún tipo de beneficio al pez herido, ya que los fragmentos de azúcar se liberan tras una lesión, incluso si no hay ningún ejemplar que pueda detectar este aroma. De hecho, en todo caso, le pone aún más en peligro, ya que éste se quedaría prácticamente solo ante un posible predador si el resto de peces escapan.

En cuanto a cómo es la capacidad olfativa de los peces, Jesuthasan explica que «una gran parte del cerebro del pez está dedicada a la detección de olores». De hecho, «en comparación, por ejemplo, con los mamíferos –prosigue la experta–, por ejemplo, la región del cerebro que procesa el olor es relativamente grande».

Futuras incógnitas

El estudio aclara así este rompecabezas tras más de 70 años de elucubraciones. Pero, plantea nuevas dudas, ya que por ejemplo algunas especies de peces podrían detectar esta señal de alerta de los taxones directamente relacionados, y en menor medida si las especies son más distantes biológicamente hablando. De modo que esta teoría sugiere que los fragmentos de sulfato de condroitina podrían tener diferentes aromas. De ahí que los investigadores estén ahora interesados en contrastar si los mismos fragmentos del miedo que se reproducen en el pez cebra provocan también algún tipo de respuesta en otras especies.
Por cierto que «los peces cebra no son los únicos animales que sienten el miedo tras oler sustancias de alerta o feromonas del miedo. Los ratones también tienen una respuesta similar, al igual que una amplia gama de animales, como los erizos de mar y los renacuajos», recuerda Jesuthasan.
 

Vídeos

  • 1