Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 diciembre 2014
10:20
Actualizado a las 

La Razón

Del «Si bebes no conduzcas» al «Hay que estar a lo que hay que estar»

  • Casi treinta años después del "Si bebes, no conduzcas" del cantante Stevie Wonder, la Dirección General de Tráfico (DGT) vuelve a apostar por un rostro conocido en una nueva campaña de sensibilización protagonizada por el humorista Leo Harlem, que recuerda que "Hay que estar a lo que hay que estar".

  • 1

La campaña, que durará hasta el próximo día 18, advierte del peligro de las distracciones al volante a través de tres monólogos de un minuto de duración en los que Leo Harlem ridiculiza y exagera el uso del teléfono móvil, el del GPS o el hábito de fumar entre algunos conductores y peatones.


En sus más de cincuenta años de campañas mediáticas, Tráfico ha recurrido en alguna ocasión a rostros conocidos para sensibilizar a los conductores, como el periodista Joaquín Arozamena o el actor y escritor Fernando Fernán Gómez, que pedía prudencia al comienzo del año 1984.


Cuatro años después, el dúo humorístico Gomaespuma también se sumaba a colaborar en las campañas de tráfico, mientras que en 2007 fue la directora Isabel Coixet la que filmó varios anuncios. Sin embargo, fue en 1985 cuando la DGT logró su primer éxito mediático con su famoso lema "Si bebes, no conduzcas", protagonizado por el cantante Stevie Wonder, un eslogan que recuperó esta Navidad para recordar a los conductores que no se pongan al volante si han bebido y que no dejen conducir a alguien que haya tomado alcohol.


Ahora Leo Harlem, con tres monólogos de un minuto de duración bajo los títulos de "El peatón electrónico", "El coche en la oficina" y "No sin mi GPS" advierte de la desatención en la conducción que está detrás de cuatro de cada diez accidentes de tráfico. Solo el año pasado las distracciones causaron 566 accidentes en los que perdieron la vida 606 personas.


El tipo de accidente más frecuente provocado por las distracciones es la salida de vía, la colisión por alcance o el atropello, pero si a la distracción se suma un exceso de velocidad, ambos factores incrementan el riesgo de accidente y la gravedad del mismo, ya que el tiempo de reacción disminuye.


La campaña de Tráfico advierte sobre la utilización del móvil cuando se conduce, incluso con manos libres, ya que varios estudios han concluido que tras un minuto y medio hablando por teléfono "el conductor no percibe el 40 por ciento de las señales, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar".


Pese a que los conductores dicen ser conscientes de la peligrosidad que implica su uso, son todavía numerosos los que siguen utilizándolo mientras van al volante, lo que el año pasado llevó a la Guardia Civil a imponer 125.964 denuncias.


El uso de estos aparatos también provoca distracción en los peatones, que corren el riesgo de abstraerse en la conversación y no prestar atención a los vehículos cuando cruzan la calle.
Otro tipo de distracción en aumento en los últimos años es el causado por el uso de los navegadores, cuyo uso durante la conducción se prohibió por este motivo en la última reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.


El sueño y la fatiga son otros dos factores de riesgo desconocidos: alcances, salidas de vía, invasiones del carril contrario o del contiguo están relacionadas con estas circunstancias, que el año pasado causaron 99 accidentes con víctimas mortales, en los que fallecieron 113 personas.


La campaña incidirá asimismo en el riesgo de fumar al volante, que según un estudio de las compañías de seguro inglesas es la causa directa o indirecta del 5 por ciento de los accidentes de tráfico.


Por último, la DGT recuerda que la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial multa con 200 euros el conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente en la conducción, así como hacerlo utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación. Además, la Ley del Permiso por Puntos castiga con la retirada de tres puntos esas infracciones.

Síguenos en