Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 30 julio 2014
00:30
Actualizado a las 

La Razón

Defensa

Las tropas en Líbano en alerta

  • 1
VIGILANCIA MUTUA Soldados israelíes vigilan la frontera con Líbano cerca de Kafer Kela. Al otro lado de la división, tropas libanesas y cascos azules hacen lo propio con los hebreos.
VIGILANCIA MUTUA Soldados israelíes vigilan la frontera con Líbano cerca de Kafer Kela. Al otro lado de la división, tropas libanesas y cascos azules hacen lo propio con los hebreos.

MADRID- La apacible misión de las tropas españolas en el sur de Líbano vive estos días en una tensión desconocida desde 2010, cuando la muerte en la frontera de cuatro personas hizo saltar las alarmas. Desde que el pasado mes de enero un periódico israelí desvelara los planes del Gobierno hebreo de construir un muro en la frontera con Israel, en concreto entre la ciudad libanesa de Kafer Kela y la israelí de Metula, la zona se ha mantenido en una tensión controlada hasta finales de la semana pasada, cuando se elevó la alerta por la creciente presencia de medios militares judíos en la zona al sur de la «Blue Line», la línea de seguridad entre ambos países dictada por la ONU.

El muro, de un kilómetro de longitud y cinco metros de altura, que estará equipado con cámaras de vigilancia y alarmas, está concebido, según Israel, para evitar futuros choques entre ambas poblaciones. Pero esa explicación no satisface ni al Gobierno de Beirut ni a Hizbulá, que ya han advertido de las posibles consecuencias de su construcción y han mostrado públicamente sus recelos acerca de sus fines.

La ciudad de Kafer Kela es de las últimas de la región del sur de Líbano bajo mando de las tropas españolas, antes de entrar en la zona de mando franco-italiana. El hecho de que la construcción de esa muralla se lleve a cabo en territorio «español» y los informes de inteligencia al respecto han puesto en alerta a los mandos españoles (y sus 1.100 efectivos), según confirman fuentes militares a LA RAZÓN. Así como otras áreas de la región bajo mando español están a cargo de soldados de la India o Malasia, la zona de Kafer Kela está bajo tutela española. De hecho, el contingente tiene varios puestos de vigilancia a lo largo de la «Blue Line» que estos días han incrementado su nivel de atención ante cualquier movimiento. 

Esa alerta se agudizó el miércoles cuando cuatro Hummvees armados y tres vehículos GMC israelíes con soldados e ingenieros de combate comenzaron a dibujar marcas rojas en el trazado del muro. El jueves, tres «bulldozers» israelíes se posicionaron cerca del área donde se construirá el muro. Y la tensión siguió in crescendo el viernes, cuando ocho aviones de combate hebreos y uno de reconocimiento sobrevolaron la zona, según informaba el diario libanés «Daily Star». Su presencia coincidía además con la aparición por tierra de un grupo de soldados israelíes que comenzaron a realizar los preparativos para construir el muro. Frente a ellos, a escasos metros, al otro lado de la valla existente actualmente, cascos azules y militares libaneses observaban cada movimiento. Unos y otros se vigilaban mientras efectivos israelíes realizaban preparativos previos a las obras.

Ayer por la mañana, según informaban medios libaneses, un camión escoltado por dos Hummer armados descargaba material en la zona. Según los citados medios, la construcción del muro debería comenzar hoy mientras efectivos de los cascos azules y del Ejército libanés mantienen su estrecha vigilancia.
 

Vídeos

  • 1